La Galería de Arte de Manchester quiere cuestionar una época donde los personajes femeninos solo se representaban como un sujeto pasivo y decorativo o como una «femme fatale»


El debate del #MeToo lleva a un museo inglés a retirar unas ninfas desnudas
«Hylas y las ninfas», la obra de JW Waterhouse que han retirado de la Manchester Art Gallery
«Hylas y las ninfas», la obra de JW Waterhouse que han retirado de la Manchester Art Gallery


Hace unos meses, una ciudadana americana pidió que el Metropolitan de Nueva York retirase una de sus obras de Balthus por «perturbadora». Se trataba de una pintura que retrataba a una joven en posición sensual. Nueve mil personas apoyaron aquella decisión, aunque el cuadro en cuestión no se movió del sitio. Ahora, la Galería de Arte de Manchester ha ido más lejos y ha retirado una de sus obras, en la que aparecen unas ninfas desnudas al más puro estilo prerrafaelita.

Se trata de «Hylas y las ninfas», de John William Waterhouse. El motivo de esta acción es, según cuentan desde el propio museo, crear un espacio de conversación sobre «cómo exponer e interpretar las obras de arte en Manchester». Todo, claro, en el contexto de los debates generados por el movimiento #MeToo y Time's Up, tal y como explicó Clare Gannaway, comisaria de arte contemporáneo de esta galería, al diario «The Guardian». La acción forma parte de una iniciativa de la artista Sonia Boyce y formará parte de una exposición prevista para marzo.

La obra se encontraba en una sala que lleva por nombre «En busca de la belleza», y se exponía con otras pinturas del siglo XIX donde domina el desnudo femenino. Gannaway afirmó que se trataba de un mal título para aquel espacio. Además, señaló que la mujer solo se representaba como un sujeto pasivo y decorativo o como una «femme fatale», sin puntos medios. «Queremos hacer algo al respecto porque lo hemos dejado pasar por mucho tiempo», explicó Gannaway.

Ese algo ha sido, finalmente, retirar el cuadro. Sin embargo, el objetivo de esta acción, dicen, es fomentar el debate. Desde el museo proponen una serie de guías sobre el tema, para avivar la conversación. Por ejemplo: «Esta galería solo presenta el cuerpo femenino como una forma decorativa pasiva o como "femme fatale". ¡Desafiemos esta fantasía victoriana!». Y también: «Vivimos en un mundo lleno de cuestiones interrelacionadas de género, raza, sexualidad y clase que nos afectan a todos. ¿Cómo podrían las obras de arte hablar de una forma más contemporánea y relevante?».
La opinión del público

Donde colgaba el lienzo de Waterhouse, ahora hay una serie de post-it escritos por el público en respuesta a estas cuestiones. Algunos creen que esto sienta un peligroso precedente, otros dicen que es un movimiento «políticamente correcto». Sin embargo, Gannaway insiste en que no se trata de un acto de censura. «Probablemente regrese [el cuadro], pero con suerte se contextualizará de manera bastante diferente», zanjó.

Entradas populares