La inhibición de la proteína ‘Cx26’ se presenta como una estrategia muy prometedora para evitar la proliferación y expansión de los tumores de mama triple negativo.


Inhibir una única proteína podría frenar la progresión del cáncer de mama más agresivo

Célula del cáncer de mama

En 2017 se diagnosticaron en nuestro país 28.645 nuevos de cáncer de mama, tipo de tumor que, responsable de 6.477 decesos solo en el año 2016, representa la primera causa de mortalidad por cualquier enfermedad oncológica entre las mujeres españolas y de todo el mundo. Y es que a pesar de los avances logrados en su tratamiento, todavía hay un porcentaje muy significativo de tumores que no pueden ser erradicados. Es el caso, sobre todo, de los tumores triple negativo, los más agresivos y más difíciles de abordar. Y es que dado que carecen de receptores para estrógenos, progesterona y HER2, no pueden ser tratados con terapias hormonales. El resultado es que estos tumores triple negativo, que suponen hasta un 15-20% de todos los casos de cáncer de mama, tienen el peor pronóstico de todos. De ahí la importancia de un estudio llevado a cabo por investigadores de la Clínica Cleveland en Cleveland (EE.UU.), en el que se describe un mecanismo hasta ahora desconocido que emplean las células madre del cáncer de mama triple negativo para escaparse de los efectos del sistema inmune y de las terapias ya disponibles.

Como explica Ofer Reizes, co-autor de esta investigación publicada en la revista «Nature Communications», «el cáncer de mama triple negativo es resistente a los tratamientos y tiene una tasa elevada de recurrencia. Es cierto que nuestros resultados se encuentran todavía en una fase ‘inicial’, pero esperamos que el abordaje de estas células madre del cáncer conlleve al diseño de nuevos tratamientos que permitan mejorar el pronóstico de las pacientes afectadas por este tipo de tumor».
Proteína colaboradora

Las células madre del cáncer constituyen la base de la que se sustentan todos los tumores, incluido el de mama triple negativo. Unas células madre malignas que, además de muy difíciles de tratar –y más aún de erradicar–, son muy agresivas. Y es que estas células tienen la capacidad de replicarse y expandirse muy rápidamente. Y a ello se suma que pueden cambiar su fenotipo en función del estado del microambiente tumoral. O lo que es lo mismo, pueden adaptarse para sortear la respuesta inmune y los efectos de los tratamientos.

En este contexto, los autores centraron su estudio en una proteína, la ‘conexina 26’ (Cx26), que contrariamente a como se creía hasta hace poco tiempo no actúa como un supresor tumoral, sino que colabora en la progresión del tumor al facilitar la comunicación entre las células malignas. De hecho, el análisis de tejidos de mama sanos y de muestras tisulares de cáncer de mama triple negativo constató que esta Cx26 es la proteína de la familia de las conexinas cuya expresión se encuentra más aumentada en los tejidos malignos.

El cáncer de mama triple negativo tiene el peor pronóstico de todos los tumores de mama

Pero aún hay más. Los autores también observaron que los niveles de Cx26 es mucho mayor en las células madre tumorales que en las sanas, así como que esta conexina se expresa sobre todo en el citoplasma celular –y no en la superficie– y que se asocia a otras dos proteínas bien conocidas por su papel a la hora de promover la supervivencia y proliferación tumoral.
Diana terapéutica

En definitiva, el estudio revela el papel de la conexina 26 en la supervivencia de las células madre de los tumores triple negativo. Así, y según destacan los autores, es muy posible que al inhibir esta proteína la capacidad de persistencia de estas células malignas se venga abajo.

Como concluye Justin Lathia, director de la investigación, «necesitamos más estudios, pero este descubrimiento sugiere que la inhibición de Cx26 y su vía asociada puede ser una estrategia muy prometedora para evitar o prevenir que las células madre del cáncer de mama triple negativo se renueven y se expandan. Un hallazgo que, asimismo, también pueden ofrecer una diana para los test diagnósticos que permitan a los médicos predecir el pronóstico y la supervivencia libre de progresión de la enfermedad en pacientes con este tipo específico de tumor».
A. OTERO

Entradas populares