Los humedales, hoy celebran su Día Mundial.

Día Mundial de los Humedales: 8 razones para cuidarlos

A menudo se consideran «terrenos baldíos», pero son vitales para la consecución de un futuro urbano sostenible.

Los humedales, que hoy celebran su Día Mundial, se consideran a menudo como terrenos baldíos, es decir, como lugares que se deben drenar, rellenar, quemar y convertir a otros usos, explican desde la Convención de Ramsar. De hecho, estudios científicos muestran que desde 1900 ha desaparecido el 64% de los humedales del planeta. ¿Por qué es tan alarmante esta tendencia? ¿Por qué los humedales son esenciales para el desarrollo sostenible de las ciudades?

1. Se encuentran en todas partes
Se encuentran en todas partes

Los humedales son áreas terrestres que están saturadas o inundadas de agua de manera permanente o estacional.

Entre los humedales continentales se incluyen marismas, charcas, lagos, ríos, llanuras de inundación y pantanos.

Entre los humedales costeros se incluyen marismas de agua salada, estuarios, manglares, albuferas o lagunas litorales e incluso arrecifes de coral.

Los estanques piscícolas, arrozales y salinas son humedales artificiales.

El tamaño de los humedales oscila desde menos de una hectárea hasta el Pantanal en Brasil, Bolivia y Paraguay, que abarca una superficie tres veces mayor que la de Irlanda.

2. Proporcionan agua

Proporcionan agua - WWF

Menos del 3% del agua del planeta es dulce y la mayor parte de la misma está congelada. No obstante, cada persona necesita como mínimo entre 20 y 50 litros de agua al día para sus necesidades básicas: beber, cocinar y asearse. Los humedales proporcionan el agua que necesitamos y ayudan a rellenar los acuíferos subterráneos que constituyen una fuente importante de agua dulce para la humanidad.

3. Garantizan el alimento
Garantizan el alimento -

Como promedio, cada persona consume unos 19 kg de pescado al año. La mayoría de los peces de importancia comercial dependen de los humedales costeros durante alguna parte de su ciclo vital.

El arroz, cultivado en arrozales, es el alimento básico de casi tres mil millones de personas y representa el 20% de la ingesta alimentaria del mundo.
4. Depuran y filtran contaminantes
Depuran y filtran contaminantes

Los sedimentos, las plantas y las especies marinas de los humedales absorben algunos de los contaminantes procedentes de los pesticidas, la industria y la minería, incluyendo metales pesados y toxinas.

5. Amortiguadores de la naturaleza
Amortiguadores de la naturaleza
Los manglares, las marismas de agua salada y los arrecifes de coral reducen la velocidad y la altura de las mareas de tempestad. Sus raíces proporcionan cohesión a la línea costera reduciendo la erosión provocada por el viento y las olas, y aumentan la resiliencia frente al cambio climático.

6. Almacenan carbono
Almacenan carbono

Las turberas cubren aproximadamente el 3% de la superficie terrestre del planeta pero contienen el 30% de todo el carbono almacenado en la tierra. Esto constituye el doble de la cantidad almacenada en los bosques de todo el mundo. Ahora bien, cuando se queman o se drenan para la agricultura, pasan de ser sumideros de carbono a fuentes de carbono. Las emisiones de CO2 derivadas de los incendios, el drenaje y la explotación de las turberas equivalen al 10% de todas las emisiones anuales de combustibles fósiles.

7. Reductos de biodiversidad
Reductos de biodiversidad

Los humedales albergan más de 100.000 especies conocidas de agua dulce, y esta cifra aumenta continuamente. Entre 1999 y 2009 se descubrieron unas 257 especies nuevas de peces de agua dulce en el Amazonas.

Los humedales son esenciales para muchos anfibios y reptiles y también para la reproducción y migración de las aves.

Muchos humedales albergan especies endémicas, es decir, formas de vida únicas de un determinado lugar. Algunos ejemplos son el lago Baikal en Rusia o los lagos del Valle del Rift en África Oriental.

8. Brindan un medio de vida sostenible
Brindan un medio de vida sostenible

Más de 60 millones de personas trabajan directamente en la pesca o la acuicultura. Incluyendo a sus familias, más de 660 millones de personas dependen de estos sectores.

Los humedales manejados de manera sostenible proporcionan madera para la construcción, aceite vegetal, plantas medicinales, tallos y hojas para elaborar tejidos y forraje para los animales.

Entradas populares