Los problemas de seguridad que por estos días han tenido plataformas de criptomonedas en Asia han coincidido con la caída de ellas.

FOTO REUTERS

Los problemas de seguridad que por estos días han tenido plataformas de criptomonedas en Asia han coincidido con la caída de ellas. El bitcoin rondaba los 8.819 dólares el viernes a las 7:42 p.m., uno de sus puntos más bajos desde noviembre de 2017, con un mercado total avaluado en 148.534 millones de dólares.

Para Carlos Mesa, fundador de Bitcoin Colombia, esta no es más que una coincidencia, y la corrección era algo que ya se esperaba: “Cuando la critomoneda llegó a los 12.000 dólares advertimos a los inversionistas que fueran muy cautelosos por la alta volatilidad de la moneda”.

A diferencia de lo que sucede con las divisas tradicionales (dólar, peso, euro), parece difícil hacer una previsión de cuánto tiempo va a permanecer en una tendencia baja o si va a repuntar. Al menos “Tenemos certeza de que no hay manipulación porque la tecnología es abierta y las operaciones son instantáneas”, recalcó Mesa.

El ejemplo más claro de que es un mercado poco previsible es que a principios de 2017 el precio más alto que estimaba para el bitcoin era 5.000 dólares y, realmente, el año pasado el precio máximo fue de 19.974 dólares en diciembre.

“El movimiento que se está viendo es lo más natural, sabíamos que iba a corregir. Los más preocupados son los nuevos inversionistas que no aguantan este precio y están vendiendo; los que sabemos cómo es somos más pacientes, pues sabemos qué es invertir en fondos de alto riesgo”, agregó Mesa.

En Colombia aún no hay una reglamentación que advierta sobre cómo se debe dar este mercado, salvo algunos tímidos acercamientos.

El Banco de la República, por ejemplo, ha aclarado que en Colombia la única unidad monetaria y de cuenta es el peso (billetes y monedas), emitido por el Emisor. Así no constituye un medio de cambio legal ni las criptomonedas son reconocidas como divisas.

Por su parte, la Superintendencia Financiera de Colombia ha sido tajante en prohibir a sus vigiladas brindar asesoría sobre este tema o funcionar como intermediarios para la compra y venta de estas monedas digitales.

Expertos piden cautela; ante un descenso mayor, la responsabilidad recaerá en el inversionista y no habrá auxilio estatal para soportarlo .
 NATALIA CUBILLOS MURCIA

Entradas populares