Mientras que los inversores en acciones en todo el mundo se tambalean tras la mayor ola de ventas en dos años, en ninguna parte se ha sentido más el impacto que en China y Hong Kong.

China y Hong Kong, los más golpeados por desplome de acciones
Ambos mercados terminaron sus periodos más largos sin una corrección del 10%




Los índices de referencia en el segundo y cuarto mercado bursátil más importante del mundo cayeron más rápido que ninguno de sus pares principales desde que comenzó la venta masiva a fines del mes pasado, en tanto los temores sobre una campaña de desapalancamiento en China se sumaron a las preocupaciones mundiales sobre el aumento de las tasas de interés y las elevadas valoraciones. A medida que las pérdidas se aceleraron el viernes, ambos mercados terminaron sus periodos más largos sin una corrección del 10%.

La caída repentina, la peor que ha registrado China desde el colapso del mercado nacional de 2015, ha conmocionado a los inversores, que se habían acostumbrado al efecto calmante de la intervención estatal en los últimos dos años. Pero después de guiar el índice Compuesto de Shanghái a su mercado alcista más estable en la historia, las autoridades chinas ahora muestran una mayor tolerancia a las pérdidas mientras buscan eliminar el riesgo moral y reducir el riesgo en el sistema financiero clandestino del país valorado en 16 billones de dólares.

Las grandes preguntas son si las acciones están dando señales de los problemas a futuro para la segunda economía más grande del mundo, y si los descensos en China crearán un circuito de retroalimentación negativa con los mercados internacionales.

Por ahora, al menos, los analistas no prevén un colapso al estilo de 2015. Todavía están optimistas sobre las perspectivas de crecimiento de China y la estimación de consenso para 2018 se mantiene estable en el 6.5%. Los optimistas apuntan a una actividad más tranquila de los precios en el mercado de bonos corporativos y el yuan, que aún cotiza cerca de su valor más fuerte en dos años frente al dólar.

Dicho esto, las caídas del mercado en China suelen tener un efecto multiplicador. Muchos observadores se preparan para una mayor volatilidad a medida que las condiciones de liquidez se tensan antes del receso del Año Nuevo chino que comienza la próxima semana. En promedio, las caídas del 10 por ciento o más en el Índice Compuesto de Shanghái han durado dos meses antes de que el índice comience una reversión de la misma magnitud.

"Todavía estamos en la profundidad de la volatilidad del mercado, ya que el sentimiento se vio perjudicado por el doble golpe de la agitación del mercado estadounidense y los esfuerzos de desapalancamiento en el país", dijo Wu Kan, gerente de fondos en Shanghái. "El apetito por el riesgo ha disminuido drásticamente y no creo que la situación mejore antes de las vacaciones del Año Nuevo Chino".

El Índice Compuesto de Shanghái cayó el 4,1 por ciento a 3.129,85 el viernes, con lo que extendió su retroceso desde un máximo del 24 de enero al 12 por ciento. El índice Hang Seng de Hong Kong perdió un 3.1%, mientras que el índice Hang Seng China Enterprises de las compañías en la parte continental retrocedió un 3.9%. El yuan se fortaleció un 0.33% a 6,2977 por dólar en el comercio en la parte continental.

Antes de que las pérdidas en las acciones chinas se aceleraran el martes, el mercado parecía haberse convertido en un refugio en medio de la tormenta mundial. El Índice Compuesto de Shanghái subió un 0.7% el lunes, apartándose de una caída en las acciones de Estados Unidos que envió al S&P 500 a una bajada de más del 2% el viernes pasado.

Sistema bancario clandestino

El mercado de renta variable de China siempre ha estado, hasta cierto punto, aislado de las fluctuaciones globales debido a los controles de capital del país, y ha sido inusualmente estable desde que Liu Shiyu asumió el cargo como presidente de la Comisión Reguladora del Mercado de Valores de China con el mandato de controlar la volatilidad en febrero de 2016.

Pero los mercados del país también se han integrado más con el sistema financiero internacional en los últimos años después de la apertura de los lazos comerciales transfronterizos con Hong Kong, haciéndolos más susceptibles a las turbulencias en el exterior.

Entradas populares