La cura del Ébola saldrá de Israel.





Share



La fiebre hemorrágica del Ébola es una enfermedad viral altamente contagiosa y mortal que puede ser causada por cualquiera de los cinco tipos de virus ébola conocidos. África enfrenta actualmente su peor brote de Ébola en la historia, con más de 1.600 casos oficialmente notificados , una cifra de muertos de 880 y enaumento, y una tasa de mortalidad de hasta un 90 por ciento.

El primer brote documentado de ébola ocurrió en 1976 simultáneamente en Zaire y Sudán (hoy las zonas donde surgió pertenecen a la República Democrática del Congo y a Sudán del Sur), donde se detectaron 318 casos y 280 muertes con una tasa de letalidad del 88%.

Este brote fue causado por el virus Ébola-Zaire, una de las cepas más epidémicas y mortales de la historia.

Los brotes de las fiebres hemorrágicas virales tienen una tasa de letalidad de hasta el 90%.

Una de las razones de que el virus Ébola es tan mortal es que aún no existe una vacuna o tratamiento, y sólo un puñado de investigadores de todo el mundo están trabajando en una cura.

Pero mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) está ocupada recaudando USD 100 millones para un plan de respuesta de emergencia, un número creciente de personas en África occidental son propensos a o ya se han infectado con una de las enfermedades más mortíferas y peligrosas.

El doctor Leslie Lobel, un investigador israelí en la Universidad Ben Gurion es uno de los pocos expertos mundiales sobre el virus Ebola, y se encuentra actualmente por delante de muchos de sus colegas internacionales tratando de descubrir una vacuna que podría hacer a los humanos inmunes al virus.

Pero además de estar ideando su propia vacuna como cura y el fin de la epidemia de Ebola, Lobel tiene una idea interesante sobre por qué éste es el brote más grave de la historia.

Según el Doctor Lobel, la actual falta de interés por el Ébola en los círculos médicos se debe a dos factores principales: las grandes compañías farmacéuticas no hallan los tratamientos a largo plazo para los virus regionales rentables, y las infecciones virales son eclipsadas por las enfermedades más extendidas como el cáncer y diabetes.

A pesar del hecho de que Estados Unidos ha clasificado el Ebola como un agente bioterrorista potencial ‘Categoría A’, las grandes compañías farmacéuticas no consideran que crear una droga contra el Ebola sea “rentable”, dice Lobel, porque de acuerdo a sus evaluaciones, la enfermedad afecta a un grupo específico de personas en países empobrecidos, principalmente con la atención médica deficiente.

Por lo tanto, estas empresas no ven retornos rentables para una cura del Ébola, llevando a los ejecutivos de farmacéuticas a preguntar: “quien va a comprar tales cosas?”.

Los pocos intereses económicos de las empresas farmacéuticas son las que la fuerzan al Doctor Lobel y otros a a buscar fuentes de financiación para la investigación, en otros lugares como por ejemplo el Ejercito de los Estados Unidos.

“Uno de los grandes talones de Aquiles de cualquier ejercito es la presencia de una enfermedad infecciosa”, explicó Lobel.

“Creo que los militares estadounidenses, en particular, ha invertido mucho en el desarrollo de defensas contra patógenos biológicos, tanto naturales como de armas biológicas potenciales.”

Lobel, es un prominente investigador Ebola en Israel, emigró al país en 2002 de los EE.UU., por lo que es más fácil para los él ganarse la confianza de uno de los pocos ejércitos del mundo (además de Canadá) que está invirtiendo en una cura de Ebola.

Actualmente, los médicos están usando una vacuna de uso militar, “método del suero de la sangre”, probada en monos.

Sin embargo, el éxito de este método, que muy probablemente sea sólo un tratamiento temporal de la enfermedad, tiene una serie de riesgos para la salud inmediatos.

Mientras tanto, la vacuna pasiva que Lobel, desarrolló junto a su co-investigador principal Doctora Victoria Yavelsky, es la opción más prometedora en el mercado para un tratamiento a largo plazo del Ébola.

Con la aplicación de anticuerpos monoclonales humanos, el Dr. Lobel espera que su vacuna eventualmente sea utilizada para inmunizar a las masas contra el virus mortal, un sueño lejano para los países occidentales de África que trata actualmente con la epidemia.

Para crear la vacuna, el doctor Lobel y su equipo de investigación salen de viaje a su laboratorio de Investigación de Virus de Uganda en Entebbe cinco veces al año para tomar muestras de sangre de los supervivientes del Ebola.

Los pacientes que estudia el Dr. Lobel son sobrevivientes de Ébola que lograron auto-generar anticuerpos que efectivamente lucharon contra el virus.

Al visitar estos sobrevivientes, que por desgracia son considerados parias en la sociedad africana debido a su historial de infección, Lobel busca aislar a los anticuerpos en la sangre para el desarrollo de su vacuna.

Lobel cree que su método basado en la sangre de sobrevivientes resultara eficaz en la inmunización contra la enfermedad, pero tomará cerca de cinco años, hasta que una forma temprana de la vacuna esté lista.

Por ahora, su método de tratamiento está aún en fase de pruebas en animales, y Lobel cree que aún falta tiempo.

Respecto a las alarmantes noticias que llegan por la prensa y los miedos de una pandemia mundial Lobel dice:

“Incluso si personas infectadas viajan a países desarrollados, podrían ser puestos en cuarentena lo suficientemente rápido y se tomarán precauciones para que la enfermedad no logre extenderse”, asegura, que estaba en el este de África, cuando el avance estalló en África Occidental. “Realmente no creo que haya ningún tipo de posibilidad de una pandemia; creo que los temores son un tanto exagerados “.

Entradas populares