Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Lo que dicen los evangelios perdidos sobre el verdadero Jesús

El Jesús más humano del Nuevo Testamento contrasta con el ser divino y misterioso de los textos enterrados.

En 1945, un grupo de personas que cavaban en busca de fertilizante en el desierto egipcio hicieron un descubrimiento que cambiaría completamente nuestro entendimiento de la primera iglesia.

Encontraron varios textos primitivos cristianos incluyendo los evangelios de Tomás, Felipe y Marción, que habían permanecido enterrados durante 1.600 años.

Estos evangelios son algunos de los muchos libros alternativos sobre Jesús que no se incluyeron en la Biblia cristiana.

Fueron apartados por la iglesia cuando se llegó a una versión oficial del cristianismo.

El Jesús de estos textos era radicalmente diferente al aceptado en los evangelios del Nuevo Testamento: Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

En lugar del hijo de Dios sufriente y humano, mostraban a un ser divino cuyas expresiones misteriosas revelaban los secretos de la inmortalidad.
El Jesús Escondido
María Magdalena

El evangelio de Felipe fue escr…

Entradas más recientes

Algunos detalles sobre la Pasión de Jesús no están en los cuatro evangelios del Nuevo Testamento.

Astrónomos de la NASA anunciaron este jueves el hallazgo de la primera molécula de hidruro de helio que confirma la teoría de las etapas iniciales del universo

Jesús no era blanco

Los agujeros negros: ¿Qué son, dónde están, qué pasaría si caemos dentro?

Expertos debaten sobre los nuevos límites de la biología después de que científicos «resucitaran» funciones cerebrales de cerdos que llevaban horas muertos.

El futuro de la Tierra: un planeta muerto junto al frío cadáver del Sol

El día que Hitler quiso hacer estallar Notre Dame: «¿Arde París?»

El presidente del Comité de Bioética de España valora el polémico experimento que ha permitido restaurar parte de la actividad cerebral de varios cerdos cuatro horas después de su sacrificio

Un grupo de científicos de la Universidad de Yale (EE. UU.) ha conseguido restaurar la circulación y la actividad celular en el cerebro de varios cerdos cuatro horas después de haber muerto.

Vigilando cada rincón del planeta, Copernicus, el sistema de observación de la Tierra de la Unión Europea, arroja cada año nuevos e interesantes datos sobre el estado del clima en Europa.