En 2100, la población mundial alcanzará los 11.000 millones de personas



En 2100, la población mundial alcanzará los 11.000 millones de personas. O más. Estas son las proyecciones que ha presentado Naciones Unidas en un encuentro en Seattle (EE.UU.) sobre previsiones demográficas.
Hasta finales de siglo, el número de habitantes crecerá en todo el planeta desde los actuales 7.300 millones hasta romper incluso la barrera de los 11.000 millones, superando en 2.000 millones las previsiones que se habían estado manejando hasta hace muy poco tiempo y que ya fueron cuestionadas el año pasado por un equipo de investigadores de la Universidad de Washington y de Naciones Unidas.
El director de la División de Población de la ONU , John R. Wilmoth, explicó a los asistentes a la cita que según los modelos de cambio demográfico extraídos de las series históricas, «se estima que la población mundial estará entre los 9.300 millones y los 13.300 millones en 2100».
El motor africano
Este incremento de la población se deberá principalmente a África, donde se espera que el número de habitantes aumente desde los actuales 1.200 millones hasta los 3.400 millones o puede llegar a 5.600 millones a finales de este siglo. Según Wilmoth, en países como Nigeria, el más poblado del continente, «se calcula que se crecerá desde los 182 millones de personas hasta los 752 millones a finales de siglo».
Pese al tirón africano, Asia permanecerá como el continente más poblado; a mediados de siglo alcanzará su pico poblacional –5.300 millones– para después comenzar a perder población hasta los 4.900 millones de habitantes, muy cerca de sus actuales 4.400.
Las previsiones para Norteamérica, Europa, Latinoamérica y Caribe dejan a estas regiones por debajo de los 1.000 millones, aunque Estados Unidos verá aumentar su población desde los 322 millones hasta los 450.
A partir de 2100, el panorama cambiará radicalmente y, basándos en las proyecciones de los índices de fecundidad, todos los continentes experimentarán una tendencia a la baja. Pero hasta que el siglo XXII se asome por el horizonte, el reto de la superpoblación penderá sobre nuestras cabezas. ¿Puede nuestro planeta proporcionar recursos a semejante cantidad de seres humanos?
El problema no está en la cantidad
Para Julio Pérez, investigador del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC, el problema no está tanto en la cantidad de personas que vivamos en el planeta como en las pautas de consumo que adopten. «Toda la población actual del planeta cabe en el estado de Texas», asegura en conversación con ABC.
«El reto no es la cantidad de habitantes sino qué hace cada uno de ellos. Un ciudadano medio americano o europeo tiene 80 veces el consumo energético de un africano. Lo preocupante no es el número porque la experiencia nos dice que todos los países tienden a estabilizar sus índices de fecundidad en cuanto ganan estabilidad socioeconómica; ahí están los ejemplos de China o incluso de repúblicas islámicas como Irán, donde en 15 años se ha pasado de 6 hijos de media por mujer a solo dos. Lo preocupante es cuando el conjunto de la población china o india decide que quiere y puede tener un coche», afirma este investigador.
Los expertos advierten de la ausencia de políticas demográficas, medioambientales y de recursos a nivel global. «Vamos encontrando los problemas y cuando nos llega el agua al cuello ponemos parches. Hace falta una revolución productiva hacia la energía verde. Pero seguimos anclados en una economía muy arcaica», concluye Pérez Díaz.
Un planeta y medio
Similar opinión tiene Juan Carlos Olmo, presidente de WWF España, una de las organizaciones conservacionistas internacionales más críticas con el agotamiento de los recursos del planeta. «Al ritmo que los consumimos hoy es inviable», afirma Olmo.
En el informe Planeta Vivo, WWF ya alertó de que estamos consumiendo los recursos equivalentes a 1,5 planetas y que para 2030 necesitaremos dos. «Y todo eso si los procesos naturales siguiesen como los conocemos. Pero el cambio climático va a impactar enormemente sobre la capacidad de producción de la Tierra. Pensar en 11.000 millones es imposible en las condiciones actuales. Hay recursos, como las pesquerías de Asia, que ya no aguantan más», advierte Olmo.
Para esta organización, no hay otro camino que «producir de forma mas sostenible y eficiente, apostando por la economía circular –sin desechos– y las renovables. Tenemos la tecnología, solo falta voluntad política», sentencia Olmo.
ALEJANDRO CARRA

Comentarios

Entradas populares