Japón registró la cifra más baja de nacimientos desde el inicio del control de natalidad en 1899, pese a los constantes esfuerzos del Gobierno por alentar a las familias a tener más hijos






Japón registró la cifra más baja de nacimientos desde el inicio del control de natalidad en 1899, pese a los constantes esfuerzos del Gobierno por alentar a las familias a tener más hijos.

Las estadísticas de 2017 revelan que ese parámetro descendió cuatro por ciento desde el año pasado, mientras el número de defunciones fue tres veces superior, el mayor registrado desde la posguerra.

Actualmente poco más del 27 por ciento de la población nipona tiene 65 años o más, y se prevé que para 2060 aumente en 40, según cifras del Gobierno.

El rápido envejecimiento en el país asiático preocupa sobre todo por la disminución de personas en edad laboral, lo que incide directamente en la economía y obliga a las autoridades a buscar alternativas en medidas que estimulen el trabajo en el sistema de pensiones.

Además, repercute en los gastos del presupuesto del país, que pronostica para 2025 un desembolso de hasta el 27 por ciento en bienestar social.

En tanto, la administración enfoca sus esfuerzos en estudios y medidas que provean el medio necesario a las parejas en aras de su desarrollo familiar.

Entradas populares

Kambó