La vida en la base antártica rusa sin análogos en el mundo

La base rusa Vostok celebra este 16 de diciembre el 60.º aniversario de su fundación.

V.Chist'akov / Sputnik
Síguenos en Facebook

La base de investigación Vostok fue fundada por la Unión Soviética el 16 de diciembre de 1957. Es el lugar con las temperaturas más bajas registradas en la Tierra, pero el día de su fundación fue el más caluroso de toda la existencia de Vostok, ya que el termómetro mostró una temperatura de 'solo' -13,6 grados centígrados. La estación se encuentra a 1.253 kilómetros del Polo Sur y a 1.260 kilómetros de la costa más cercana. La noche polar en la base, ubicada a 3.488 metros sobre el nivel del mar, dura 120 días del año, del 23 de abril al 20 de agosto. Normalmente, durante el verano austral un total de 40 científicos e ingenieros trabajan en la estación. En invierno, su número se reduce a 20.
Lago subglacial

La base está situada justo sobre el lago subglacial Vostok, aunque una capa de hielo de cuatro kilómetros de grosor la separa de sus aguas. Los científicos rusos lograron perforar el hielo hasta dar con el lago en febrero de 2012, y ya en las primeras muestras de agua que extrajeron encontraron rastro de organismos vivos. En 2016, hallaron una bacteria hasta entonces desconocida para la ciencia. El lago fue descubierto en 1994 y tiene un valor científico significativo debido a que es el único de este tipo en la Tierra, aunque tiene análogos en los océanos subterráneos de las lunas de Júpiter (Europa, Ganímedes, Calisto) y de Saturno (Encelado).
Condiciones extremas

El geofísico Serguéi Bushmánov, miembro de la expedición antártica rusa entre 2009-2011, relata que en la estación Vostok "una persona no vive, sino que muere lentamente". La cantidad de oxígeno que contiene el aire en esas latitudes equivale a la que se encuentra a alturas de 5.000 metros en latitudes medias. Por lo tanto, el primer problema de los científicos que llegan al lugar es la reacción de su cuerpo a las condiciones extremas, que pueden causar edema pulmonar e incluso muerte por hipoxia. Para adaptarse a las condiciones antárticas y comenzar a dormir normalmente, se necesitan varios meses.

Sputnik


Ausencia de vida

Los humanos estamos acostumbrados a tener organismos vivos a nuestro alrededor. Pero en la base antártica no hay ni siquiera microorganismos, cuenta Bushmánov. Y, claro está, los mosquitos no son un problema. El agua que se bebe en la estación proviene de la nieve. Como no contiene sales ni minerales, al principio los miembros de la expedición sufren de una sensación constante de sed.
Conexión con el mundo

Las aeronaves vuelan a la estación Vostok solo desde mediados de diciembre hasta principios de febrero. El resto del año no pueden aterrizar por el simple motivo que se quedan pegados a la superficie a causa de la congelación. De vez en cuando equipos con combustible llegan desde las estaciones rusas Mirny o Progress, situadas en la costa antártica. De manera que si ocurre algún percance más vale que sea durante esos días, porque de otra forma no hay nadie para ayudar.

G.Koposov / Sputnik


¿Cómo salir de la base?

El edificio residencial de la base Vostok se encuentra bajo una capa de nieve de dos metros. La luz del día no entra en su interior. La base tiene dos accesos: el principal y el de emergencia. La entrada principal es una puerta a la que se accede a través de un túnel de 50 metros excavado en la nieve. La salida de emergencia es una empinada escalera vertical que permite subir hacia la superficie a través de la capa de nieve que cubre la estación. Ni que decir tiene que para salir del edificio es necesario abrigarse bien, y además hay que ponerse una mascarilla especial para respirar.
Peculiaridades de respiración

Cuando uno respira a -58 grados centígrados, el sonido normal del aire exhalado se mezcla con un ligero silbido. Y si se habla a esa temperatura, muchas consonantes se vuelven sibilantes. Ese efecto se debe a que el dióxido de carbono exhalado comienza a cristalizarse debido a la baja temperatura.

G.Koposov / Sputnik


Temperaturas dentro y fuera

El récord de temperatura mínima en las inmediaciones de la Vostok es de -89 grados. A esta temperatura un humano muere a las 6-8 horas incluso si está en constante movimiento. Además, no es posible respirar sin una máscara protectora porque la nariz y los labios se congelan inmediatamente. Los meses más fríos son julio y agosto. La temperatura dentro de la base normalmente se mantiene en alrededor de 15 grados, pero cuando se activa el modo de ahorro de combustible puede bajar hasta los 5-10 grados centígrados.
Relaciones personales

Como en cualquier otro equipo humano, especialmente si es pequeño, entre los 13 miembros de la expedición de Bushmánov surgieron conflictos personales. Algunos se convertían en disputas serias que duraron meses. Se formaron grupos rivales que a veces llegaron a las manos.

Reuters


Alcohol

Las peores disputas se producían bajo los efectos de alcohol, que se suministra a la base de manera absolutamente legal por ser un medio para calentarse en unas condiciones de vida tan severas.
El olor de la Antártida

Cuando hace un frío extremo, la Antártida continental se llena de un olor muy especial, confiesa Bushmánov. Este olor es apenas perceptible, y por lo general no se le presta atención, pero a temperaturas muy bajas se nota mejor. El geofísico lo describe como un olor a "vainilla de caramelo".

Entradas populares

Kambó