Perú: Una nueva generación de políticos no salpicados por el escándalo Odebrecht


Congresistas de Peruanos por el Kambio, el partido del presidente Kuczynski. De izquierda a derecha, Gilbert Violeta, Patricia Donayre y Alberto de Belaunde
Congresistas de Peruanos por el Kambio, el partido del presidente Kuczynski. De izquierda a derecha, Gilbert Violeta, Patricia Donayre y Alberto de Belaunde

En todas las tendencias han surgido jóvenes valores en alza -desde Kenji Fujimori a Marisa Glave o Alberto de Belaunde- tras una etapa de dirigentes vinculados a la trama de corrupción.

Con la votación en el Congreso peruano -en la que se decidió que el presidente Pedro Pablo Kuczynski continúe en su cargo pese a los supuestos vínculos con Odebrecht- salió a la luz una nueva generación de jóvenes políticos de todas las tendencias. Sin duda estos marcarán la vida política peruana, tras la trama de corrupción de la constructora brasileña, que no dejó títere con cabeza.

El tsunami Odebrecht ha implicado hasta el momento a los expresidentes Alejandro Toledo, con orden de captura en Perú y residente en Estados Unidos desde hace meses; Alan García (1985-90 y 2011-16); Ollanta Humala, preso desde hace 6 meses junto a su esposa, Nadine Heredia; Pedro Pablo Kuczynski y la ex candidata presidencial y jefa de la mayoría opositora en el Congreso, Keiko Fujimori.

Kenji Fujimori - Reuters

Kenji Fujimori, de 37 años, consiguió que nueve congresistas se abstuvieran con él de votar a favor de la destitución de Kuczynski; un hecho que rompe la hegemonía del partido de su hermana Keiko Sofía, que hasta el pasado jueves contaba con 71 congresistas del partido Fuerza Popular.

Nuevo Perú, partido de izquierda moderada dirigido por Verónika Mendoza y que tiene 10 congresistas, decidió no participar en la votación de la moción de censura contra PPK (las siglas por las que se conoce al presidente peruano). Esta decisión significaba implícitamente un apoyo para que Kuczynski continuase en la presidencia. En este grupo parlamentario destacan las jóvenes congresistas Tania Pariona, Indira Huilca y Marisa Glave. Un trío que consiguió convencer a los políticos más veteranos para apoyar al Gobierno, a pesar de sus diferencias en el terreno político, económico y social.

En el oficialismo

En el partido oficialista Peruanos por el Kambio (PPK) destacaron los jóvenes congresistas Alberto de Belaunde y Gilbert Violeta, quienes sirvieron de puente de varias posturas encontradas en el hemiciclo para conseguir votos que impidieran la destitución de su líder. «Es el momento para muestras individuales de dignidad. Los tibios y los que se quedan callados, los que se refugian en supuestas disciplinas partidarias, no pasan bien a la historia, pasan bien a la historia los que demuestran compromisos con la democracia», expuso De Belaunde. Al mismo tiempo, Violeta reclamaba que «consideren que es un duro golpe que se intenta asestar a la institucionalidad democrática si se vota por sacar al presidente y por eso, los invito a la reflexión».

Aunque Yamila Osorio, de 31 años, presidenta regional de Arequipa (segunda ciudad más importante de Perú), no forma parte del Congreso se convirtió en un gran soporte para Kuczynski. «Todo ciudadano tiene derecho al debido proceso. Esta intención de agilizar el proceso de vacancia solamente nos lleva a concluir que hay intereses golpistas, o que se pueda dar una ruta a seguir para forzar un adelanto de elecciones», declaró Osorio.

Los políticos mencionados se distinguen de sus predecesores en que apoyan el matrimonio gay, la despenalización del aborto en casos de violación, que se investigue a la organización católica Sodalicio, acusada de pedofilia, así como también apoyaron y aprobaron el uso de la marihuana con fines terapéuticos. En la política peruana ya ha aterrizado la generación postOdebrecht.
PAO UGAZ

Entradas populares

Kambó