Arañas pelícano, son caníbales y empalan a sus víctimas

Descubren en Madagascar 18 nuevas especies de este rarísimo «fósil viviente» con impresionantes «mandíbulas» y largo cuello.

Resultado de imagen para La araña pelícano

La araña pelícano cuelga a su víctima, otra especie de araña, de sus «mandíbulas» - Nikolaj Scharff
La primera vez que la ciencia vio algo semejante fue en 1854, cuando dentro de una pieza de ámbar de 50 millones de años apareció atrapada una araña de curioso aspecto parecida a un pelícano. La criatura antigua mostraba una estructura alargada en forma de cuello y una especie de boca prolongada que sobresalía de la «cabeza» como un pico en ángulo. No había nada viviente parecido en el mundo, eso se creía, hasta que unas décadas más tarde fueron descubiertas las arañas pelícano en Madagascar. Resultó que su comportamiento era tan inusual como su apariencia, pero como viven en remotas partes del mundo, estos arácnidos han permanecido mucho tiempo prácticamente sin ser estudiados.

Hasta hace poco. Porque la conservadora de arácnidos y miriápodos Hannah Wood, del Museo Nacional de Historia Natural de los Estados Unidos, perteneciente a la Institución Smithsoniana en Washington, ha examinado cientos de arañas pelícano tanto en la naturaleza en Madagascar como a través del estudio de colecciones de museos. La investigadora, que ha centrado sus análisis en las arañas de los géneros Eriauchenius y Madagascarchaea, ha clasificado las arañas que estudió en 26 especies diferentes, 18 de las cuales nunca antes habían sido descritas. Sus conclusiones aparecen en la revista «Zookeys».

.Wood dice que las arañas pelícano son bien conocidas entre los aracnólogos no solo por su apariencia inusual, sino también por la forma en que utilizan sus largos «cuellos» y partes bucales parecidas a mandíbulas para atacar a otras arañas. «Dan fe de la biología única que se diversificó en Madagascar», explica.

Las arañas pelícano son cazadoras activas, merodean por la selva de noche y siguen largos hilos de seda que las conducen a su presa, otra araña. Cuando encuentran una víctima, le dan alcance rápidamente y la empalan con sus largas «mandíbulas» o quelíceros. Luego mantienen la presa alejada de su cuerpo, manteniéndose a salvo de posibles contraataques, hasta que la víctima muere. Un horror.

Según Wood, las actuales arañas pelícano son «fósiles vivientes»,muy similares a las especies encontradas en el registro fósil desde hace 165 millones de años. Además de en Madagascar, las pelícano modernas se han encontrado en Sudáfrica y Australia, un patrón de distribución que sugiere que sus ancestros se dispersaron a estas masas terrestres cuando el supercontinente terrestre Pangea comenzó a fragmentarse hace unos 175 millones de años.

Madagascar es el hogar de un gran número de especies de plantas y animales que existen solo en la isla, pero hasta hace poco, solo unas pocas especies de arañas pelícano habían sido documentadas allí. Wood ha identificado 18 nuevas especies, pero cree que es muy probable que haya más por descubrir.

Una Ochyrocera atlachnacha en su tela - Igor Cizauskas
Las arañas ocultas de «Juegos de Tronos» y «Harry Potter»

Investigadores del Instituto Butantan de Brasil han descubierto en el Bosque Nacional de Carajás, en el norte del país, siete nuevas especies de araña bautizadas en honor a personajes de clásicos literarios fantásticos, como «Juego de tronos», «Harry Potter» y «El Señor de los Anillos». Aunque estos animales prefieren permanecer en las sombras bajo tierra, ninguno tiene las adaptaciones características de los organismos que habitan exclusivamente en cuevas, como la pérdida de pigmentación o la reducción o ausencia de los ojos. A menudo se arrastran cerca de la superficie e incluso pueden verse fuera de las grutas. Para describir las especies, los científicos recolectaron cerca de 2.000 especímenes adultos después de un trabajo de cinco años. Entre ellas está Ochyrocera varys, en honor a Lord Varys, apodado la «Araña» en «Juego de tronos» por su habilidad para «tejer» sus redes de manipulación. Otra es Ochyrocera atlachnacha, en alusión a la diosa de las arañas Atlach-Nacha, del universo creado por H. P. Lovecraft. El personaje tiene una cara humana y vive debajo de una montaña.
J. DE J.

Entradas populares