Cohetes espaciales inalámbricos

El cohete portador Soyuz-5 será el primero de esta nueva generación, el cual contará con una red inalámbrica protegida en lugar de cables y conexiones excesivas.

Un cohete portador Soyuz-FG lanzado desde Baikonur
Sputnik
Síguenos en Facebook

Las naves espaciales rusas en la década del 2020 y posteriores despegarán a la órbita con tecnología inalámbrica, revela el periódico ruso Izvestia. Los proyectistas han sustituido con una especie de WiFi los cables que conectan el cohete con la base de la lanzadera en el primer portador de nueva generación que está actualmente en desarrollo.

Los diseñadores tienen programado instalar acumuladores con capacidad aumentada y dispositivos para transmitir la telemetría a través de redes protegidas. El proyecto, encargado a una oficina científica con sede en Ekaterimburgo, se encuentra en fase de desarrollo de la documentación técnica.

Mediante la tecnología inalámbrica los ingenieros buscan aumentar la fiabilidad del equipo espacial. "Mientras menos conexiones y contactos haya, menos controles exigirán", sostuvo el director de la empresa KosmoKurs, Pavel Pushkin, en declaraciones al diario. "Mientras menos cables comuniquen el cohete con la infraestructura de la superficie, mejor".
Agencia espacial rusa lanza un proyecto de cohete portador reutilizable con alas

El primer lanzamiento espacial desde el nuevo cosmódromo ruso Vostochny, en abril del 2016, sufrió una demora de un día a causa del fallo de un cable del sistema de dirección del portador, recuerda la fuente.

El Soyuz-5 es el principal proyecto de cohete portador ruso de peso medio, el cual está siendo diseñado por el Centro de Cohetes Espaciales Progress y el Consorcio Energia. El primer despegue está programado para el año 2022 desde el cosmódromo de Baikonur. La nave orbital tripulada Federátsiya (también en desarrollo) será lanzada con los cohetes Soyuz-5.

Entradas populares

Kambó