Diseñado un virus de la gripe capaz de infectar y destruir las células del cáncer de páncreas sin afectar a las células sanas.

Adenocarcinoma ductal de páncreas - ARCHIVO

CÁNCER DE PÁNCREAS

Diseñado un virus de la gripe capaz de infectar y destruir las células del cáncer de páncreas sin afectar a las células sanas.

De acuerdo con los datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en el año 2015 se diagnosticaron en nuestro país 6.914 nuevos casos de cáncer de páncreas. Un tipo de tumor que, si bien octavo en frecuencia, constituye la tercera causa de mortalidad por cualquier enfermedad oncológica –la cifra de decesos en 2014 ascendió a 6.278, solo inferior a las asociadas al de pulmón y al colorrectal–. Y es que el cáncer de páncreas presenta la menor tasa de supervivencia asociada a cualquier tumor, de tan solo un 2-10% a los 5 años del diagnóstico. De ahí la necesidad, vital, de encontrar tratamientos eficaces frente a este tumor tan letal. Y en este contexto, investigadores de la Universidad Reina María de Londres (Reino Unido) han diseñado un virus de la gripe capaz de inhibir, por fin, el crecimiento del cáncer de páncreas.

Como explica Stella Man, co-autora de esta investigación publicada en la revista «Molecular Cancer Therapeutics», «en nuestro trabajo hemos demostrado por primera vez que los tumores de páncreas pueden ser abordados específicamente con una versión modificada del virus de la gripe común. El nuevo virus infecta y mata de forma específica las células del cáncer de páncreas. Todo ello con unos mínimos efectos secundarios para los tejidos sanos circundantes. Además, nuestra estrategia dirigida no solo es selectiva y efectiva, sino que también hemos ido más lejos y hemos diseñado el virus para que pueda ser administrado en el torrente sanguíneo y, así, pueda actuar sobre las células cancerígenas que se han expandido por el organismo».
Tumores con gripe

Uno de los principales problemas del tratamiento del cáncer de páncreas es que el tumor desarrolla rápidamente resistencias a todos los fármacos disponibles. Tal es así que con objeto de evitar las resistencias farmacológicas, el empleo de virus mutados se presenta como una de las estrategias más prometedoras para tratar el cáncer –tanto de páncreas como de otros órganos– de forma más dirigida. De hecho, a día de hoy ya se han publicado estudios en los que se ha mostrado la eficacia –si bien a nivel preclínico– de distintos virus modificados para el tratamiento del cáncer cerebral, de próstata y de cabeza y cuello.

Para diseñar este virus de la gripe ‘anticancerígeno’, los autores se centraron en una característica exclusiva del cáncer de páncreas: la presencia de una proteína que, denominada ‘alfa v beta 6’ (αvβ6), se localiza en la superficie de las células de este tipo de cáncer, pero no así en las sanas. Por tanto, el objetivo fue modificar el virus de la gripe común para que portara una proteína que reconociera y se uniera específicamente a la integrina αvβ6. Así, y una vez se produce esta unión, el virus entra en la célula tumoral y se replica de forma desenfrenada hasta que, incapaz de contener el cada vez mayor número de copias, la célula cancerígena ‘revienta’. ¿Y qué pasa a continuación? Pues que las nuevas copias del virus modificado, ya liberadas, se unen a las células cancerígenas circundantes y repiten el ciclo, con lo que el tumor pierde ‘efectivos’ a un ritmo desenfrenado.

El cáncer de páncreas puede ser tratado de forma específica con una versión modificada del virus de la gripe común

La pregunta entonces es: ¿funciona? Pues sí. Los autores utilizaron un modelo animal –ratones– y le trasplantaron células de cáncer de páncreas humanas previamente tratadas con el virus. Y como consecuencia de este tratamiento, el crecimiento del tumor se vio totalmente inhibido.

Llegados a este punto, debe tenerse en cuenta que el nuevo tratamiento se basa en el virus de la gripe, por lo que no hay que descartar el riesgo de que su empleo ayude a propagar una infección que, por sí sola, ya resulta suficientemente contagiosa. Pero, ¿esto es así? Pues no. El virus solo puede infectar a las células que porten la proteína αvβ6 en su superficie. Es decir, a las células tumorales, que nunca a las sanas. Como indican los autores, «el virus de la gripe ha sido modificado para que sea totalmente incapaz de causar enfermedad en los individuos sanos».
Aún habrá que esperar

En definitiva, el nuevo virus ‘artificial’ de la gripe se presenta como una alternativa muy prometedora para tratar eficazmente el cáncer de páncreas. Sin embargo, todavía hay que evaluar que su uso es eficaz, y sobre todo seguro, en los seres humanos. Como refiere Stella Man, «si logramos confirmar nuestros resultados en los ensayos clínicos con humanos, nuestra estrategia podría convertirse en un tratamiento nuevo y prometedor para los pacientes con cáncer de páncreas y podría combinare con los actuales fármacos quimioterápicos para destruir las células cancerígenas ‘persistentes’».

Entonces, y partiendo de que las opciones terapéuticas actuales para este tumor son prácticamente nulas, ¿cuánto habrá que esperar? Pues como concluye Gunnel Halldén, directora de la investigación, «en la actualidad estamos buscando financiación para poner en marcha los ensayos clínicos en los próximos dos años. Y una vez contemos con los fondos necesarios, las primeras fases de los ensayos clínicos requieren en torno a cinco años para determinar si la terapia es o no segura y eficaz».
M. LÓPEZ

Entradas populares

Kambó