India país diverso y ancestral, tradicional y en vía de modernización imposible de olvidar.



India curiosa y colorida














India curiosa y colorida



Caracas.-Hay una India citadina que conocemos por los libros y otra que se revela en caminos, miradas, corneteo, olores y sabores. Esa, la que solo se puede apreciar al recorrer sus calles, al hablar y observar a su gente, o probar todo lo que ofrece, es la que se queda grabada, maravillosa, sorprendente y exquisita, como si de un bello tatuaje se tratara.

La diferencia es que esta “marca” de sensaciones es más perdurable, India país diverso y ancestral, tradicional y en vía de modernización imposible de olvidar.

Gracias a la invitación oficial que hizo el Ministerio de Asuntos Exteriores de India a un grupo de periodistas de América Latina y el Caribe, para familiarizarlos con las novedades de ese país, podemos apreciar una brevísima muestra colorida de detalles y curiosidades que se encuentran al visitar algunos sitios de dos de sus principales ciudades, Nueva Delhi y Mumbay.

Fue así como las calles hablaron…

La gente

Amables, serenos, sonrientes, agradecidos, así son la mayoría de los indios de ambas ciudades.

Los extranjeros llaman su atención y aunque su trato agradable es clave para lograr buenas ventas con los turistas, también se percibe que naturalmente los habitantes de la India son así. Por eso fotografiarlos o concederles una fotografía de uno mismo lo asumen como algo muy normal.

Sin estar exentos de grandes problemas, la gente de la India moderna busca evolucionar y pertenecer a un país desarrollado, sin abandonar lo que les da una identidad única en el mundo.

Espiritualidad

La India es un país complejo y diverso en materia de creencias espirituales.

Alberga la tercera religión más grande del mundo, el hinduismo; tiene la mayor cantidad de musulmanes en el orbe, y el budismo, la religión predominante del sudeste asiático, también nació en India. Sumándoles el yainismo y el sijismo, este país es el hogar de importantes gurús espirituales y de sus organizaciones.

Ahora bien, el Gobierno de la India es un estado laico que no está comprometido con ningún grupo religioso.

Ya sea en las calles de Nueva Delhi o en Mumbay, muestras del hinduismo se pueden encontrar por doquier: las imágenes de Brahma, Vishnu y Siva (la trinidad), así como de Krishna, Kali y Ganesha pueden hallarse tanto en mercados populares como en sedes empresariales, estaciones de televisión, galerías de arte, en el interior de un automóvil, en un kiosko y entre las posibilidades de souvenirs para los turistas.

Comida

Sí, no queda lugar a dudas, decir “comida de la India” es sinónimo de “picante” y “especias”.

En general se trata de preparaciones muy sanas, con un menú frecuente de arroz, verduras, Naan (un tipo de tortilla de harina de trigo muy delgada), carnes guisadas como el cordero, el pollo, y los granos como el garbanzo.

En casi todos los platos la presencia de las especias intensificará la experiencia de degustarlos: curry, cúrcuma, azafrán, pimienta, cardamomo, comino, clavos, entre los más usados.

Los postres tradicionales igualmente son más sanos porque más que todo buscan la presencia del dulce con el uso de las frutas, la miel, los dátiles y frutos secos. Algunos de ellos se asemejan a la papilla de leche y la conserva de coco de Venezuela.

Hay que mencionar que el yogurt, la leche, el coco y el cardamomo acompañan la mayoría de las recetas como dominantes o complementos.

Bebida

Es común encontrar en las aceras la venta ambulante de muchas ofertas de diferentes tipos de bebidas, desde naturales hasta artificiales. La leche de rosas es una bebida muy popular en India, simplemente elaborada con agua, leche y extracto de la flor.

En la calle podría toparse con algo parecido al agua de caña de azúcar, pero tenga cuidado si se trata de un tipo de Arak (o Arrak), una bebida alcohólica que también puede ser destilada de la savia del cocotero o incluso del arroz.

En cuanto a la oferta de marcas de cervezas locales, la Kingfisher es muy suave y la que más se bebe.

Por otra parte, la ingesta de te es una de las costumbres más evidentes en la cotidianidad. El típico es el Chai.

Transporte

Sea Nueva Delhi o Mumbay, una verdadera locura de corneteo indenible, movilidad de automóviles de todo tipo -hasta con la posibilidad de que sean vacas y camellos en la vía-, lo rodearán y exigirán de usted pericia y paciencia como conductor o peatón.

Entre los autos típicos, hay que darle una mención especial al “Tuk-Tuk”, el medio de transporte más barato y popular de este país. Son tan pequeños, multitudinarios y ágiles, que si dijéramos que las calles de las ciudades indias son campos, entonces los “Tuk-Tuk” son sus “abejitas” moviéndose sin parar.

En cuanto a otros medios de transporte, pero más masivos, Nueva Delhi también es una ciudad moderna con su metro inaugurado en 2002.

Mumbay ostenta más bien tener la antiquísima estación bautizada originalmente como “Estación Victoria” pero renombrada en 1996 en honor al guerrero Chhatrapati Shivaji. Fue declarada patrimonio de la humanidad en 2004 por ahí pasan aproximadamente unas tres millones de personas todos los días.

Yoga

En India practicar yoga es un asunto cotidiano, con profundas razones espirituales, que llama más bien a elevar la conciencia y mantener una vida serena, en armonía y paz.

El mismo Gobierno del primer ministro Narendra Modi está apoyando su práctica, a tal punto de que creó un viceministerio de yoga y propuso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, en septiembre de 2014, la creación de un Día Internacional del Yoga, algo que se concretó el 11 de diciembre de ese mismo año, cuando la ONU proclamó el 21 de junio como tal.

Por eso la Yoga en India es una actividad recurrente en parques, escuelas y hasta en importantes hoteles como el Taj Mahal, en Mumbay.

Ornato

La belleza es algo inherente a India.

Naranjas, rosadas, amarillas, moradas… como sean, las flores de caléndula son las más usadas, y se aprecian en guirnaldas, ramos de flores, adornos de carros y ofrendas en altares.

Quizás un día la calle lo sorprenda con el cortejo de boda. En ese momento lo deslumbrará el colorido de los trajes, la fantasía andante de las carrozas y la diversidad de invitados que, a pie o en transportes, expresarán su espiritualidad y alegría.

Por más sencillas que se muestren las mujeres indias, siempre destacarán por su feminidad, gracia y belleza, con su manera de sonreír, caminar, apoyadas en su indumentaria y accesorios, en los que las pulseras y sarcillos casi nunca faltan. El Sari, el traje típico femenino, sigue siendo el más usado por ellas, a cualquier edad, y sin prejuicio por la talla o esbeltez de su cuerpo.

Y si eso no es suficiente, aplican un maquillaje temporal de henna en sus manos, de los que comúnmente son conocidos como “tatuajes” aunque verdaderamente no lo son. Las mujeres los usan cuando hay un festival o una boda, pero el turista, extasiado con su belleza, seguramente lo hará por admiración y encanto con este país.
YAMILETH ANGARITA

Entradas populares

Kambó