Kim aseguró en su discurso de Año Nuevo que estaba "abierto al diálogo" con Corea del Sur, país al que ha amenazado con su programa de misiles y que este año organiza los juegos invernales.

Diálogo entre Pyongyang y Seúl marcado por la historia


Corea del Norte y Surcorea acordaron en enero de 2018 reanudar negociaciones militares, tras el acercamiento impulsado por Kim

Corea del Norte y Surcorea decidieron "resolver todos los problemas que surjan en las relaciones entre el sur y el norte, mediante negociaciones y diálogo"

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, sorprendió al mundo con su inesperado tono conciliador hacia Corea del Sur en su discurso de Año Nuevo 2018, tras mas de dos años de alejamiento: dijo estar dispuesto a enviar a sus atletas a los próximos Juegos Olímpicos de Invierno que albergará Surcorea el próximo mes de febrero.

Kim aseguró en su discurso de Año Nuevo que estaba "abierto al diálogo" con Corea del Sur, país al que ha amenazado con su programa de misiles y que este año organiza los juegos invernales.

Las palabras del líder norcoreano fueron bienvenidas por el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, quien planteó un diálogo de alto nivel siempre y cuando Pyongyang lo acepte. La oferta es una "oportunidad sin precedentes" para mejorar las relaciones entre los dos países, dijo Moon.

Ambas partes reactivaron el “Teléfono Rojo” en la frontera el pasado 3 de enero. "La conversación telefónica duró casi 20 minutos para probar el buen funcionamiento", declaró un responsable del ministerio surcoreano de Unificación.

El 9 de enero, las dos Coreas mantuvieron sus primeras negociaciones directas en los últimos dos años para debatir relaciones bilaterales y la participación de los atletas norcoreanos en los Juegos Olímpicos de Invierno.

PAISES HERMANOS PERO SEPARADOS

Corea del Norte y Surcorea son dos países rivales separados por una de las fronteras más militarizadas del mundo, pero hasta 1950 fueron uno solo.

La rivalidad se remonta a 1945, al momento de la rendición de Japón en la Segunda Guerra Mundial, cuando los Aliados dividieron la península coreana en dos: en el norte quedaron las tropas soviéticas, mientras que en el sur permanecieron las estadounidenses.

En 1948 se instaura la República Democrática de Corea con Kim Il Sung proclamado como líder tras el retiro de las tropas soviéticas.

Dos años más tarde Corea del Sur se declara independiente, lo que provoca una invasión del Norte y la guerra civil entre ambas partes, que finaliza con un armisticio que sigue activo hasta la actualidad, sin declaración oficial de paz.

Corea del Norte no es reconocida por Surcorea, que se autoproclama soberana sobre toda la península. De similar forma, Corea del Sur, a efectos formales, no existe para Norcorea, para la que no es más que una región colonial de Estados Unidos.

Corea del Norte desde 1993 ha estado realizando pruebas de misiles. Desde 1994 los acuerdos para detener el programa nuclear van y vienen a cambio de recibir ayuda, sobre todo humanitaria. En enero de 2003 Corea del Norte se retira del Tratado de No Proliferación Nuclear, que marca el comienzo de una serie de conversaciones, en las que participan China, las dos Coreas, Estados Unidos, Japón y Rusia para tratar de resolver la cuestión nuclear. En marzo de ese mismo año Corea del Norte se retira del acuerdo con Surcorea para mantener la península coreana libre de armas nucleares.

CIERRE DEL COMPLEJO INDUSTRIAL KAESONG

En la frontera entre ambos países se encuentra Kaesong, ciudad norcoreana cerca de la Zona Desmilitarizada, donde está ubicado un parque industrial destinado a empresas extranjeras. Es la única ciudad de Corea del Norte donde se da la cooperación económica entre las dos Coreas, fruto de la declaración conjunta del 15 de junio de 2000.

El febrero del 2016 Seúl suspende la cooperación industrial con Corea del Norte al cerrar el complejo de Kaesong en represalia por la cuarta prueba nuclear y el lanzamiento de un misil de largo alcance realizados por el Norte. El cierre tuvo efecto inmediato, ya que según Seúl, Pyongyang deriva los ingresos que recibe de Kaesong hacia su programa nuclear y de misiles de largo alcance. “No vamos a conseguir detener esos programas si respondemos como de costumbre”, declaró el ministro de Unificación surcoreano, Hong Yong-pyo.

Corea del Norte respondió a este acto congelando los bienes de las 124 empresas del sur que operaban en el parque industrial, además suspendió la comunicación militar y el “teléfono rojo” en el puesto fronterizo de Panmunjom, el último punto de contacto directo existente entre las dos Coreas.

“Desaparece el último hilo que conectaba las relaciones norte- sur”, sostuvo el comunicado publicado por la Comisión para la Reunificación Pacífica de Corea.

No es la primera vez que se veían suspendidas las operaciones de Kaesong por disputas entre ambos lados de la frontera. Pyongyang ya había cancelado durante cinco meses en 2013 para protestar por las maniobras militares entre Corea del Sur y EEUU. En 2009 Seúl también había amenazado con cerrar el complejo.

FRONTERA NORTE Y SUR

La Zona Desmilitarizada de Corea, también conocida como frontera intercoreana, está diseñada específicamente para la contención militar. Es de carácter hostil y está casi despoblada de civiles. Ambos ejércitos permanecen a ambos lados de la frontera, vigilantes ante cualquier posible movimiento de su enemigo.

Pero a pesar de ser una frontera altamente vigilada y en la que incluso en algunas zonas hay minas terrestres, no ha impedido que tanto soldados como civiles norcoreanos hayan desertado para dirigirse al Sur.

Una de las más impactantes fue la de un soldado que desertó el pasado 13 de noviembre y que fue herido por disparos del Ejército norcoreano mientras cruzaba la Zona Desmilitarizada. Este hecho provocó que los soldados que le perseguían dispararan hacia el sur y uno de ellos cruzara por breves segundos la línea divisoria, desencadenando que Seúl acusara a Pyongyang de violar el alto al fuego.

Otros casos son el de junio de 2015, cuando un joven soldado de Corea del Norte se entregó a tropas surcoreanas en Hwacheon, una región surcoreana muy cercana a la frontera. En 2012, un soldado norcoreano logró burlar las cámaras de vigilancia y superar las vallas eléctricas antes de entregarse a tropas del sur.

Las autoridades de Seúl, capital de Corea del Sur, dicen que más de 29.000 soldados han desertado desde el final de la Guerra de Corea. Pero la mayor parte de los escapes se producen a través de China. El desertor más importante es Thae Yong Ho, quien era vice embajador de Corea del Norte en Reino Unido y se convirtió el mes pasado en el diplomático de más alto nivel en desertar.

Cuando los norcoreanos logran alcanzar el Sur, reciben ayuda del gobierno para integrarse, aunque algunos de ellos han criticado las dificultades financieras y la discriminación que sufren al llegar.

SANCIONES A NORCOREA

Para hacer frente a los constantes avances nucleares y pruebas balísticas de Corea del Norte, la Organización de Naciones Unidas (ONU) le ha impuesto una serie de sanciones progresivamente severas, luego de que Pyongyang realizara su primer ensayo nuclear en 2006.

Dichas sanciones van desde embargo de armas, prohibición de la importación y exportación de algunos equipamientos y tecnología, con el fin de impedir que Pyongyang realizara ensayos nucleares o lanzara misiles balísticos. Además creó un comité de sanciones encargado de confeccionar una lista negra de personalidades y entidades sospechosas de asistir a los programas militares prohibidos del Norte y éstas consisten en prohibición de viajes, y bloqueo de activos.

Nuevas sanciones todavía más severas son aprobadas por unanimidad el 5 de agosto de 2017, a fin de privar a Pyongyang de los ingresos provenientes de sus exportaciones de carbón, hierro, mineral de hierro, plomo y de su pesca. En diciembre del mismo año las sanciones fueron dirigidas a los sectores de energía, exportación e importación. De tal manera que quedaron prohibidas las exportaciones de equipos industriales, maquinaria, vehículos de transporte y metales industriales a Corea del Norte.

Pero a pesar de esto, Corea del Norte ha sido capaz de evadir dichas sanciones. Según un informe divulgado por la ONU, los medios que utiliza son variados: utilización de terceros países o empresas de pantalla, cambio frecuente de las licencias de buques cargueros, falsas declaraciones de cargas, etc.

Por su parte, el Gobierno de Corea del Sur anunció nuevas sanciones que incluyen 20 firmas y 12 individuos de Pyongyang. Entre las compañías, principalmente bancos y navieras, destacan Rason International Commercial Bank y Cheil Credit Bank; mientras que entre los individuos sobresale un agente de inteligencia de Corea del Norte asentado en Belarús y representantes norcoreanos en otros países.

DIPLOMACIA BÉLICA

El Ejército de Estados Unidos informó a principios de mayo del 2017 que entraba parcialmente en funciones su Terminal de Defensa de Área a Gran Altitud (Thaad, por sus siglas en inglés), un polémico escudo antimisiles instalado en Corea del Sur.

"El sistema... está operativo y tiene la capacidad de interceptar misiles norcoreanos y defender a Corea del Sur", señalaron las Fuerzas de EEUU. en ese país a través de un comunicado en aquel entonces. Sin embargo, el acuerdo entre Estados Unidos y Corea del Sur para desplegar el Thaad no sólo enfureció a Corea del Norte, sino también a China.

El portavoz del gobierno chino, Geng Shuang, dijo en marzo pasado que su país se opone firmemente al despliegue del Thaad y aseguró: "Tomaremos las medidas necesarias para defender nuestros intereses de seguridad".

Lo que preocupa a Pekín son los potentes radares de banda X del sistema, que pueden "llegar" hasta el territorio chino. Estos podrían ser utilizados para detectar lanzamientos de misiles chinos y alimentar los datos de los sistemas defensivos de Estados Unidos, por ejemplo, misiles interceptores basados en EEUU, que afectan potencialmente la capacidad disuasoria de China.

El Thaad tiene la capacidad de disparar misiles balísticos de corto y mediano alcance en la fase final de su vuelo. Utiliza tecnología de "golpe en el blanco" (hit-to-kill), en la que la energía cinética destruye la ojiva entrante, además tiene una autonomía de 200km y puede alcanzar una altitud de 150km.

Expertos estiman que el despliegue del escudo empeorará las tensiones entre Corea del Sur y China. Al anunciarse la instalación del Thaad el Gobierno de Seúl acusó al de Pekín de tomar represalias económicas en áreas como el turismo y vuelos. China rechazó dichas acusaciones

REANUDACIÓN DE DIÁLOGO ENTRE NORTE Y SUR

Ambos países acordaron en enero de 2018 reanudar negociaciones militares, tras el acercamiento impulsado por Kim en su mensaje de Año Nuevo, para bajar la tensión en la frontera. Además "se decidió resolver todos los problemas que surjan en las relaciones entre el sur y el norte, mediante negociaciones y diálogo", se anunció.

"El sur y el norte comparten la postura sobre la necesidad de bajar la tensión militar actual y para resolver este problema decidieron reanudar las negociaciones militares", dice el comunicado difundido por medios surcoreanos.

Seúl aprovechó el encuentro para pedir que durante los Juegos de Pyeongchang se organicen también reencuentros de familias divididas por la Guerra de Corea, uno de los legados más dolorosos de este conflicto.

Falta por decidir si los representantes de ambos países harán una entrada conjunta en las ceremonias de apertura y de clausura de los Juegos de Pyeongchang, como lo hicieron en Sídney en el año 2000, en Atenas en 2004 y en Turín en 2006.

Estados Unidos se mostró escéptico también sobre el diálogo entre las dos Coreas. La vocera del departamento de Estado, Heather Nauer, consideró que Kim estaría "intentado sembrar cizaña" entre Seúl y Washington.

DESNUCLEARIZACIÓN DEL NORTE

Pero pese a los acuerdos logrados, Corea del Norte no ha prometido nada en lo referente a sus programas nuclear y balístico, y el jefe de la delegación norcoreana no escondió su fastidio cuando se le planteó la pregunta. El delegado norcoreano Ri Son-Gwon explicó que la desnuclearización no era un tema a debatir entre las dos Coreas. "Estados Unidos es el objetivo de todas nuestras bombas nucleares", dijo.

Según los analistas, Seúl podría verse entre la espalda y la pared, entre su deseo de mejorar las relaciones con Pyongyang y el de trabajar con Washington para lograr la desnuclearización del Norte.

El diario surcoreano Chosun escribe en una de sus editoriales que "La razón de la súbita voluntad norcoreana de participar en los juegos de Pyeongchang… Es la voluntad de dividir al gobierno surcoreano, que quiere conversaciones intercoreanas; y estadounidense, que quiere la desnuclearización del Norte".

Amanda Acevedo

Entradas populares

Kambó