Rusia calificó este viernes de “nuevo paso destructivo” la nueva tanda de sanciones impuestas por Estados Unidos contra altos funcionarios rusos por sus actividades en la anexionada península de Crimea.


El presidente de EE. UU., Donald Trump, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, hablaron durante la sesión de fotos familiares en la Cumbre de APEC en Danang, Vietnam, el 11 de noviembre de 2017. REUTERS / Jorge Silva



Rusia calificó este viernes de “nuevo paso destructivo” la nueva tanda de sanciones impuestas por Estados Unidos contra altos funcionarios rusos por sus actividades en la anexionada península de Crimea.

“Las nuevas sanciones contra Rusia son un nuevo paso destructivo que empeora la situación en las relaciones ruso-estadounidenses”, dijo el jefe del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma o cámara de diputados, Leonid Slutski.

Añadió que Washington adoptó las medidas “con el fin de garantizar sus intereses geopolíticos, la competencia ilegal y su hegemonía en los mercados internacionales”.

“Estoy seguro de que la nueva andanada de sanciones no quedará sin respuesta por nuestra parte”, comentó.

Recordó que Rusia no es parte del conflicto ucraniano y lamentó la ausencia de reacción ante la aprobación por el Parlamento ucraniano de una ley para recuperar el control sobre las regiones prorrusas que supone una violación de los Acuerdos de Paz de Minsk.

Al contrario, agregó, EEUU aprueba una asistencia militar valorada en millones de dólares para el suministro a Kiev de armamento letal.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció hoy una nueva ronda de sanciones contra 21 individuos y 9 entidades de Rusia y Ucrania por sus actividades en Crimea, entre los que figura el ministro de Energía ruso, Andréi Cherezov.

“El Gobierno de Estados Unidos está comprometido a mantener la soberanía e integridad territorial de Ucrania y apuntar a aquellos que quieren socavar los acuerdos de paz de Minsk”, dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un comunicado.

Además, también son objeto de las sanciones estadounidenses, once representantes de los Gobiernos separatistas del este de Ucrania, incluidos los autodenominados ministros de Comercio, Finanzas y Justicia.

De acuerdo al comunicado del Tesoro estadounidense, estos individuos habrían participado en el suministro de cuatro turbinas para el establecimiento de una central eléctrica en Crimea.

Como consecuencia, quedan congelados todos los activos que estas personas puedan tener bajo jurisdicción de Estados Unidos y se prohíben transacciones financieras con estadounidenses.

La Unión Europea (UE) también adoptó en 2017 sanciones contra tres ciudadanos y tres empresas rusas por “acciones que socavan la integridad territorial, la soberanía y la independencia de Ucrania”, en referencia a las citadas turbinas, vendidas por la alemana Siemens para su uso en Rusia.

Entradas populares

Kambó