Vivir la ópera desde el escenario y conocer desde dentro el coliseo madrileño es lo que consigue con un impresionante realismo la nueva aplicación de realidad virtual que han desarrollado el Teatro Real y Samsung.




De los 65.000 metros cuadrados que tiene el Teatro Real, solo 419 corresponden al patio de butacas. 1.746 localidades que son la puerta a la magia de la ópera, pero ahora también la podemos ver y sentir desde el escenario. Encima de sus 975 metros cuadrados Cio-Cio San, la protagonista de Madama Butterfly, canta Un bel di vedremo, aunque esta vez casi podemos tocar con la mano a la soprano. La escenografía desvela su magnitud tan cerca y basta con girarse para ver cómo el director de orquesta prácticamente nos dirige desde el foso.

El patio de butacas y el escenario son las caras visibles del Teatro Real. El resto no se ve, pero alberga también un gran y desconocido espectáculo. ¿Sabían que tiene 77 metros de altura distribuidos en ocho plantas hacia abajo y 14 hacia arriba? ¿Que dentro cabría el edificio Telefónica de la Gran Vía? ¿O que hay cuatro plantas de camerinos, 18.000 metros cuadrados dedicados a salas de ensayo o que las pelucas se hacen con precisión y paciencia pelo a pelo y cada traje se tiñe a mano?

Vivir la ópera desde el escenario y conocer desde dentro el coliseo madrileño es lo que consigue con un impresionante realismo la nueva aplicación de realidad virtual que han desarrollado el Teatro Real y Samsung. Teatro Real VR, que ya está disponible para su descarga gratuita en Oculus, es la primera aplicación de realidad virtual de una institución cultural concebida como un canal de comunicación en constante actualización para sumergir al público en la ópera y en los rincones más desconocidos del Real.


“La aplicación va a permitir disfrutar del Teatro Real virtualmente y acercarlo a todos los públicos como si estuviesen allí”

Teatro Real VR nace de la colaboración del Real con Samsung, dentro del proyecto Descubre Más. Con él, la multinacional surcoreana persigue liderar la revolución tecnológica en el mundo de la cultura ofreciendo una nueva forma de vivirla apoyando a grandes instituciones para crear contenido, desarrollar aplicaciones y apoyar su digitalización. Por su parte, el Real sigue ahondando de esta forma en su decidida apuesta por las nuevas tecnologías para hacer más accesible la ópera.

El acuerdo, que tendrá tres años de duración, se ha materializado con esta aplicación, pero ambos ya habían trabajado conjuntamente para hacer la primera retransmisión de una ópera en 4K, como ocurrió con Parsifal, así como la primera retransmisión de una ópera en 175 países a la vez. “Este acuerdo confirma nuestro compromiso por liderar la transformación digital de las instituciones culturales más importantes de nuestro país y hacer más accesible la cultura a todos los públicos. En este caso, a través de Teatro Real VR, ponemos a disposición de los usuarios óperas y espectáculos de gran relevancia”, explica Celestino García, vicepresidente corporativo de Samsung España.

“Mezclar tecnología e historia es divertido y la apuesta que tienen que hacer las grandes instituciones culturales. El desarrollo tecnológico tiene que llegar a la cultura”, asegura Ignacio García-Belenguer, director general del Real, que está inmerso en las celebraciones de su Bicentenario. “La aplicación une estos dos mundos y va a permitir disfrutar del Teatro Real virtualmente y acercarlo a todos los públicos como si estuviesen allí. Abre un mundo de posibilidades: nos permite amplificar la audiencia y hacer llegar la cultura a esa parte del público, quizás más joven, que tienen cierta reticencia. La cultura no tiene edad y la tecnología ayuda a acercársela y a demostrarlo”, agrega Celestino García.
GRABACIÓN 360º Y 4K ESTEREOSCÓPICA




Las primeras experiencias de realidad virtual de la aplicación son Madama Butterfly y Un paseo por el teatro. En el primer caso, podemos ver un aria de la ópera de Puccini desde el mismo escenario en formato 360º y 4K estereoscópico. Grabada durante un ensayo general, el usuario comparte tablas con la soprano mientras puede mirar de cerca la escenografía, a la orquesta en el foso y sentir cómo impresiona la vista del patio de butacas y los palcos desde las tablas. “Pocas veces se pueden integrar las cámaras en el escenario y más en una producción de ópera. Nunca se ha visto la ópera como se enseña aquí”, afirma Miguel Ángel Ruiz, responsable de Contenidos y Aplicaciones de Samsung.

Un paseo por el teatro, por su parte, es un recorrido individualizado por las entrañas del Real, por esos rincones desconocidos para el público donde se cocina una ópera. Arranca en la Plaza de Oriente, nos mete en el patio de butacas y nos traslada por las salas de ensayo de la orquesta; por la quinta planta, dedicada íntegramente a caracterización y sastrería; por la zona utilería o nos descubre curiosidades como que todo el personal, ya sean técnicos como cantantes, se mueven por el teatro, que es simétrico, por el nombre de sus dos calles laterales: Felipe y Carlos. El remate final llega con unas inéditas e impresionantes vistas de Madrid desde el tejado del Real.

“Hemos tenido un triple reto: de vídeo, sonido y experiencial”, añade Miguel Ángel Ruiz sobre el trabajo realizado para que imagen y sonido recreen fielmente la sensación escénica y la acústica del Real. Además, agrega, “queríamos una aplicación sencilla y elegante”.

Estos son los primeros contenidos con los que arranca la aplicación, pero pronto se podrán ver también un fragmento de La Bohème, que precisamente termina hoy sus representaciones, y otro recorrido por La joya del Real, que no es otra que su caja escénica, una de las más avanzadas de las casas de ópera del mundo. Está situada bajo el patio de butacas y permite tener tres escenografías de forma simultánea y subirlas en pocos minutos al escenario gracias a un sistema de plataformas superpuestas. Progresivamente se irán añadiendo más contenidos como grabaciones de óperas y otros secretos como el coro o la orquesta hasta, incluso, inmortalizar virtualmente una ópera completa, como señala Miguel Ángel Ruiz.

“Estoy convencido de que esta aplicación será un gancho para que la gente quiera venir al Teatro Real. Es una forma extraordinaria de romper las barreras para que el público se acerque a la ópera”, concluye García-Belenguer. Además de descargarla gratis en Oculus, en el propio teatro se han instalado dos puntos dotados con Samsung Gear VR para que los visitantes puedan disfrutar virtualmente de la ópera.

Entradas populares