Pekín comenzará el 26 de marzo a vender futuros de crudo valorados en yuanes en la bolsa de Shanghái.


China, ¿preparada para desafiar el dominio del dólar en el mercado petrolero?

Imagen ilustrativa
pixabay.com
Síguenos en Facebook



Tras una espera de alrededor de un cuarto de siglo, Pekín, el mayor importador de petróleo del mundo, comenzará el próximo 26 de marzo a vender futuros de crudo valorados en yuanes en la bolsa de Shanghái, según ha anunciado este viernes la Comisión Reguladora de Valores de China (CSRC).

El contrato Shanghai International Energy Exchange se conocerá con el acrónimo INE y permitirá a los compradores chinos fijar los precios del petróleo y pagar en moneda local. Además, al estar registrado en la zona de libre comercio de Shanghái, los comerciantes extranjeros podrán invertir por primera vez en el mercado de materias primas de China.

¿El comienzo del fin del dominio del dólar en el petróleo?

Según explica Bloomberg, los contratos petroleros en yuanes promoverían el uso de la moneda china en el comercio mundial, uno de los objetivos clave a largo plazo del país asiático.

Algunos expertos predicen que, con el tiempo, la medida podría ayudar a la moneda nacional china a desafiar la hegemonía del dólar en el sector del petróleo, si bien puntualizan que el proceso no será rápido, ya que pagar en dólares por el petróleo es una práctica muy arraigada.
El yuan chino en vías a ser la principal divisa de reserva.

Así, Shady Shaher, jefe de macroestrategia de Emirates NBD, con sede en Dubái, sostiene que a largo plazo se pueden esperar las transacciones en yuanes porque China es un mercado clave, si bien pronostica que esta práctica llevará años.

Por otro lado, pagar en yuanes por el petróleo podría convertirse en parte de la 'Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda' del presidente Xi Jinping, destinada a desarrollar vínculos en toda Eurasia, incluido Oriente Medio. En este sentido, la participación china en la planeada oferta pública inicial de la petrolera estatal saudí Saudi Aramco podría contribuir a influir a la opinión pública saudí de cara a la aceptación del yuan, apunta Bloomberg.

Los primeros intentos de introducir la medida se remontan a 1993, pero se detuvieron un año más tarde debido a la volatilidad. En los últimos años, el lanzamiento del nuevo contrato se retrasó repetidamente en medio de las turbulencias que sacudieron las acciones y los mercados financieros.

Entradas populares

Kambó