Se llama Shinzo Abe, tiene 60 años y fue reelegido mayoritariamente en la presidencia de su país. Su gran reto es Corea del Norte.



Shinzo Abe, Presidente japonés, AFP

Es el presidente más joven de Japón

Abe pasará a la historia del país nipón como el primero que nació después de la Segunda Guerra Mundial y el más joven en ocupar ese cargo. Nació el 21 de septiembre de 1954 y viene de una familia de tradición política.

Shintaro Abe, su padre, fue el ministro de Asuntos Exteriores de la posguerra más longevo. También fue miembro destacado del Partido Liberal Democrático. Su madre, Yoko Kishi, era hija de Nobosuke Kishi, ex primer ministro de Japón.

Estudió por fuera del país

La primaria, la secundaria y sus primeros estudios universitarios, Abe los cursó en Japón. Sin embargo, Abe viajó a Estados Unidos para estudiar en la Escuela de Política Pública Sol Price, en el sur de California. Estuvo allí por solo tres semestres y regresó a Japón a principios de 1979.
Hace 10 años renunció a su cargo

En septiembre de 2007, su partido perdió la mayoría para gobernar, en un hecho también muy inusual en la historia japonesa, lo que fue interpretado como una humillación por la prensa local e internacional.

Su decisión no fue gratuita. Venía precedida de denuncias de corrupción a su gobierno y del suicidio de un ministro. También se rumoró que Abe se encontraba muy enfermo.
Es un nacionalista empedernido

Desde su primer período en el poder, Abe promovió visiones nacionalistas en la formación escolar. En marzo de 2007, presentó un proyecto de ley con la que buscaba promover el amor por la patria entre los niños.

Ahora bien, siempre ha intentado mantener buenas relaciones con países extranjeros y apoyó la alianza del país con los Estados Unidos. Al mismo tiempo, tomó varios pasos para fortalecer la defensa del país.

“Resultados concretos” frente a Corea del Norte

Abe interpretó el triunfo como un gran espaldarazo de los votantes. "Hemos logrado un fuerte voto de confianza", aseguró durante una rueda de prensa. Está lleno de confianza para subir el tono frente a las tensiones con Corea del Norte. Prometió una "fuerte diplomacia con resultados concretos" en los dos asuntos relacionados con Corea del Norte que más preocupan en Japón: los continuados ensayos de misiles balísticos y los secuestros de ciudadanos nipones que durante décadas llevó a cabo el régimen de Pyongyang.

Entradas populares

Kambó