Valentina Tereshkova, la primera mujer en llegar al espacio cumple 81 años. En 2013 se ofreció como voluntaria para ser también la primera persona en llegar a Marte.








Un día como hoy, en 1962, Valentina Tereshkova era seleccionada como cosmonauta. En 1963, con 26 años, hacía historia al convertirse en la primera mujer en el espacio. En 2013, a los 76, se ofrecía voluntaria para ir a Marte, incluso sin billete de vuelta. …









Valentina Tereshkova nació en 1937 en Rusia. Como su madre, trabajaba en una fábrica de telas. Su padre había muerto en la II Guerra Mundial. No fue hasta que oyó las noticias sobre el primer hombre en el espacio que se planteó que ella también podía ser cosmonauta.





Tenía como curiosa afición ser paracaidista, un requisito que resultó ser indispensable para ser cosmonauta. Entre 400 candidatos, ella junto a otras 4 mujeres fueron las seleccionadas: una de ellas sería la primera mujer en el espacio.


El entrenamiento era en secreto: ni la madre de Valentina sabía lo que hacía su hija. Valentina no era probablemente la mejor de las candidatas, pero se esforzó mucho. Ser obrera, hija de un héroe de guerra, carismática y disciplinada le ayudó a ser finalmente la elegida.





El 16 de junio de 1963 el mundo la podía ver sonriente a bordo de la Vostok 6. Fue así como su madre se enteró de que Valentina era la primera mujer en el espacio. La tele rusa retransmitió en directo imágenes de Valentina en su cápsula.




Valentina pasaría tres días en el espacio orbitando la Tierra. Algo nada fácil en una cápsula minúscula: apenas comió y sufrió calambres en las piernas. Al volver a la Tierra, un golpe de viento estuvo a punto de hacer que acabara con su paracaídas en el mar.





Se había convertido en una heroína. Niñas en todo el mundo empezaron a soñar con ser astronautas. Mientras, ahora que ya tenían el récord de la primera mujer en el espacio, el interés de los gobernantes porque hubiera más mujeres cosmonautas se esfumó.



Las compañeras de Valentina nunca llegaron a volar. Tuvieron que pasar nada más que 19 años para que una compatriota suya, Svetlana Savítskaya, fuera la segunda mujer en el espacio. Valentina acabó sus estudios como ingeniera aeroespacial y siguió trabajando en Star City.




Se casó con un cosmonauta poco después de su vuelo (según algunas fuentes por presiones del gobierno). Su hija fue la primera persona que podía decir que su madre y su padre habían salido al espacio . Cuando su hija se hizo mayor, Valentina se divorció.



Valentina también trabajó para el gobierno, sobre todo como representante internacional. Fue miembro del Consejo para la Paz Mundial y participó en conferencias de la ONU. En Rusia se le sigue considerando una heroína. A sus 80 años, aún sueña con volver al espacio e ir a Marte.

Comentarios

Entradas populares