El Gobierno de Japón ha retrasado cinco años, hasta 2025, su objetivo de lograr superávit primario, según se desprende del nuevo plan económico nipón presentado este viernes por el Ejecutivo de Shinzo Abe.




El Gobierno de Japón ha retrasado cinco años, hasta 2025, su objetivo de lograr superávit primario, según se desprende del nuevo plan económico nipón presentado este viernes por el Ejecutivo de Shinzo Abe.

La hoja de ruta económica plantea un aumento del IVA del 8% al 10% a partir del 1 de octubre de 2019, una medida que ya fue refrendada el pasado octubre, cuando Abe revalidó su mayoría en la Cámara baja del Parlamento japonés tras convocar elecciones anticipadas.

El objetivo del país asiático es pasar del 3,4% de déficit primario logrado en 2017 a un desajuste del 1,5% en 2021. Y no será hasta cuatro años más tarde cuando logre registrar superávit.

Entre las medidas que ha planteado Abe para impulsar la economía nipona está la aceptación de más trabajadores extranjeros con un nuevo visado. El objetivo es incorporar, como mínimo, 500.000 trabajadores poco cualificados para cinco sectores: construcción, agricultura, enfermería, hostelería y construcción de barcos.

La llegada de nuevos trabajadores ayudaría, según el plan de Abe, a reducir el envejecimiento de la sociedad japonesa para poder sostener el gasto social.

Entradas populares