Tras la histórica cumbre en Singapur entre Trump y Kim Jong-un, en la que este se comprometió a la «completa desnuclearización de la Península Coreana», Estados Unidos ha empezado a presionar para agilizar el desarme atómico del régimen comunista de Pyongyang.

INTERNACIONAL
El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, participa en una conferencia de prensa en Seúl - EFE
EE.UU. presiona para agilizar el desarme nuclear de Kim Jong-un
El secretario de Estado, Mike Pompeo, visita China y Corea del Sur, cuyo presidente, Moon Jae-in, sugiere suspender las maniobras militares conjuntas para ganarse la confianza de Pyongyang

Procedente de Singapur, el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, ha volado a Corea del Sur y China para informar a sus gobiernos sobre la cumbre. Con el horizonte puesto en 2020, como anunció a su llegada a Seúl el miércoles por la noche, Pompeo se ha reunido este jueves con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, artífice de la distensión con Kim Jong-un. «Es tremendamente valioso que la cumbre de Singapur haya logrado que la gente del mundo, incluidos aquellos en EE.UU., Japón y Corea, se libre de la amenaza de guerra, armas nucleares y misiles de largo alcance», se congratuló Moon, según informa la agencia Yonhap.
Para poner en marcha el proceso de desnuclearización, Pompeo se entrevistó en Seúl con la ministra de Exteriores surcoreana, Kang Kyung-wha, y con su homólogo de Japón, Taro Kono. A ambos les insistió en la necesidad de conseguir lo antes posible la «completa, verificable e irreversible desnuclearización de Corea del Norte». Aunque la Administración Trump ha sido muy criticada por no poder incluir dicha condición en la declaración de la cumbre suscrita con Kim Jong-un, Pompeo dejó claro que ese es su objetivo.

Suspensión de maniobras

«Creemos que el presidente Kim entiende la urgencia del tiempo para completar esta desnuclearización y comprende que debemos hacerlo rápidamente», señaló el responsable de la diplomacia estadounidense. Al tratarse del elemento principal en las «nuevas relaciones» entre Washington y Pyongyang, advirtió de que «el levantamiento de las sanciones no puede tener lugar hasta que hayamos demostrado que Corea del Norte se ha desnuclearizado completamente». Como tal «verificación es capital», Pompeo espera encontrarse con las autoridades norcoreanas a partir de la próxima semana para poner en marcha este proceso. Comienza así una nueva etapa que no será fácil porque la propaganda del régimen de Kim Jong-un ya está soslayandoel desarme atómico y haciendo especial hincapié en las partes del acuerdo que más le benefician. Además del fin de las sanciones en el futuro, entre ellas destacan la anunciada suspensión de las maniobras militares de EE.UU. y Corea del Sur y la reducción a largo plazo de las tropas americanas en dicho país.

Para ganarse la confianza de Kim Jong-un, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, también está dispuesto a cancelar dichas maniobras, como sugirió Trump en su rueda de prensa tras la cumbre por ser una «provocación». A tenor de la Casa Azul, la oficina presidencial surcoreana, «Moon dijo que si Corea del Norte implementa medidas de desnuclearización y el diálogo continúa, hay que cambiar la presión militar para reducir sus hostiles relaciones con EE.UU.».

Dentro de esta nueva política, habrá que ver si el próximo mes de agosto se celebran o no las maniobras «Unichi Freedom Guardian», que han levantado la tensión otros años. Mientras tanto, lo que sí ha tenido lugar este jueves ha sido la primera reunión militar de alto nivel entre las dos Coreas de la última década. Al mando de sendos generales, ambas delegaciones se han entrevistado en la parte norte de la cerrada frontera de Panmunjom, donde a finales de abril se encontraron Moon Jae-in y Kim Jong-un. Esta cita militar de alto nivel estaba prevista para el pasado mes de mayo, pero Corea del Norte la canceló de improviso para protestar por unas maniobras militares del Sur con EE.UU. durante la durísima negociación de la cumbre de Singapur.

Finalmente celebrada, la ministra surcoreana de Exteriores la definió como «un punto de inflexión histórico», ya que es «la primera vez que las más altas autoridades de Pyongyang prometen a un presidente de EE.UU. trabajar hacia una completa desnuclearización».

Tras su paso por Corea del Sur, Pompeo ha recalado este jueves en China, donde sigue su gira para promover el desarme atómico de Kim Jong-un.

Entradas populares