Sri Lanka aplicará la pena de muerte a los narcotraficantes, un castigo que no se usa en el país desde 1976, y hará que el Ejército actúe en tareas policiales durante dos años para luchar contra las drogas.





Sri Lanka aplicará la pena de muerte a los narcotraficantes, un castigo que no se usa en el país desde 1976, y hará que el Ejército actúe en tareas policiales durante dos años para luchar contra las drogas.

El Gobierno "ha decidido implementar la pena de muerte en los delincuentes reincidentes relacionados con casos de drogas a gran escala", afirmó hoy un portavoz del Gabinete de Ministros de Sri Lanka, Rajitha Senaratne, en una rueda de prensa.

Senaratne explicó que el Ministerio de Justicia está considerando aplicar la pena capital a 19 condenados por narcotráfico "a gran escala" y que han continuado sus actividades delictivas desde la cárcel.

El portavoz precisó que la decisión de hacer efectiva la pena de muerte en este país de mayoría budista fue tomada por el presidente, Maithripala Sirisena, durante una reunión del Gabinete de ministros celebrada el martes, con la intención de reducir la violencia relacionada con el tráfico de drogas.

La pena capital sigue vigente en la isla para delitos como alta traición, asesinato y tráfico de drogas, aunque la última autorización presidencial para aplicar la condena se dio en 1976, por lo que en la práctica se conmuta por cadena perpetua.

Junto a la reactivación de la pena de muerte, el Ejecutivo de Sri Lanka ha decidido otorgar poderes policiales al Ejército durante un periodo de dos años, también a propuesta de Sirisena.Los crímenes relacionados con el tráfico de drogas han ido en aumento, según el Gobierno, lo que justifica la intervención de las fuerzas armadas, anunció hoy otro portavoz del Gabinete de Ministros, Gayantha Karunathilaka.

Entradas populares