Tal vez muy pocas personas han escuchado hablar de Yibuti, un país africano que limita con Eritrea, Etiopía y Somalia.

Yibuti, el desconocido país en el que todos quieren bases militares


En esta nación africana hay cada vez más presencia de países como EE. UU., Francia, China y Japón.


Con 950.000 habitantes, este país también se ha convertido en un nuevo destino turístico en el continente africano.

Tal vez muy pocas personas han escuchado hablar de Yibuti, un país africano que limita con Eritrea, Etiopía y Somalia. Sin embargo, hoy es uno de los puntos estratégicos en esta región, pues cada vez hay más control y presencia de fuerzas navales de países como EE. UU., Francia, China y Japón.

“Yibuti es un lugar estratégico en el mundo, entre África y Medio Oriente, un objetivo para todas las grandes naciones, el lugar ideal para servicios secretos y fuerzas militares de diferentes orígenes (francés, italiano, alemán, español, japonés, chino, de EE. UU. ), un lugar bastante seguro en una región en ebullición, y un lugar interesante para que las agencias de la ONU estén presentes y trabajen para otros países vecinos, como Yemen, por ejemplo, de donde llegan cientos de refugiados”, afirma en conversación con EL TIEMPO Francesco Martialis, director de la organización humanitaria Caritas en Yibuti.

El país se encuentra en un estrecho marítimo por el que navega el 25% de las exportaciones mundiales, en la ruta que conecta los mercados asiáticos con el mar Mediterráneo. Y la mayoría de trabajos están relacionados con el comercio marítimo y las bases militares.

Este país se ha caracterizado por su multiculturalidad, gracias a la acogida de inmigrantes. Según Martialis, muchos niños llegan solos, después de largos viajes, buscando un nuevo hogar, huyendo de las guerras, entre ellas la de Yemen que inició en 2015. De esta manera, Yibuti se ha convertido en el centro de acogida de estos menores que después se convierten en multiplicadores de ayuda.

“Las personas que trabajan en Caritas son de diversos orígenes tanto de nacionalidad como religiosos. Hay musulmanes, católicos, protestantes, ateos, ortodoxos, etc. Tratamos de mantener fuerte esta atmósfera de paz y comprensión entre diferentes creencias”, afirma Martialis.

Con 950.000 habitantes, este país también se ha convertido en un nuevo destino turístico en el continente africano. Según el portal de viajes Lonely Planet, Yibuti es uno de los países por descubrir en 2018 por sus exuberantes paisajes, entre los que se destaca la versión yibutiana del mar Muerto, el lago Assal, que es el tercer punto más bajo del planeta, a 155 metros por debajo del nivel del mar.

Hay musulmanes, católicos, protestantes, ateos, ortodoxos, etc. Tratamos de mantener fuerte esta atmósfera de paz y comprensión entre diferentes creencias

El director de Caritas también habla sobre las iniciativas para unir a toda la población. “En enero pasado, organizamos una carrera llamada "Todos los hermanos y hermanas". ¡Tuvimos 300 personas! Militares, niños de la calle, políticos, civiles, sacerdotes e imanes... Todos juntos para correr una carrera de 5 km para demostrar que es posible vivir en armonía!.

“En Yibuti se respira la cooperación entre toda la comunidad, lo que lo hace un país diferente a sus vecinos que viven situaciones mucho más complejas. A pesar de que no contamos con todos los recursos que necesitamos, podemos ayudarnos entre nosotros mismos y a las demás personas que llegan a este desconocido país que es para el resto del mundo”, apunta Martialis.

DIANA RINCÓN HENAO

Entradas populares