«La primera vez que vemos a una mujer tomar su pluma en defensa de su sexo», se refirió a Cristina Pisan Simone de Beauvoir, la polémica filósofa francesa, en su obra «El segundo sexo».

Ilustración del libro de Cristina Pisan «La Ciudad de las Damas» - C.C

Cristina Pisan, la intocable madre del feminismo del siglo XIV
La desgracia y la injusticia la convertirían en la primera escritora de la Historia, siendo sus poemas y doctrinas muy apreciadas por los intelectuales de su época

«La primera vez que vemos a una mujer tomar su pluma en defensa de su sexo», se refirió a Cristina Pisan Simone de Beauvoir, la polémica filósofa francesa, en su obra «El segundo sexo».

La madre del feminismo occidental lleva el nombre de Cristina Pisan, cuya obra «La querella de las damas» y «La ciudad de las damas» le cedió un gran lugar en aquella sociedad profundamente misógina de finales del siglo XIV.
Aunque Cristina siempre mostró grandes inquietudes por el conocimiento, y una gran desenvoltura en la poesía, su trabajo no comenzaría a rezumbar hasta años después de enviudar.

«La primera vez que vemos a una mujer tomar su pluma en defensa de su sexo»

Cuando su esposo muere -probablemente a causa de la peste- queda totalmente desprotegida frente a aquellos buitres administrativos de la corte y otros acreedores, que le desvalijarían todo cuanto tenía. Por este motivo Cristina se encontraría sola, en un mundo hostil, con cinco bocas que alimentar. Sin ningún oficio más que el amor por las letras se iniciaría en la producción literaria, siendo acogida con gran admiración y respeto entre los intelectuales de la época; quienes pagarían importantes sumas de dinero por su trabajo.
Guerra de los Cien Años, crónicas de Jean Froissart - C.C

Gracias al éxito de sus escritos entre la nobleza francesa e inglesa(los extranjeros se encontraban en París durante una breve tregua entre ambos territorios), pudo contar más tarde con el apoyo de sus paisanos cuando se atrevió a denunciar las teorías misóginas de Jean de Meung, un reconocido poeta parisino del siglo XIII. Y poco a poco la obra de Pisán se centró en devolverle la dignidad robada al colectivo femenino.
También es importante destacar su noble participación intercediendo por la paz. Pues en medio de la Guerra de los Cien Años (1337-1453) contra Inglaterra, los franceses libraron igualmente una macabra guerra civil (1407-1414) entre los seguidores de Luis de Orleáns (armagnacs) y Juan Sin Miedo (borgoñeses).

Bendecida

La familia Pisan, originaria de Venecia, se trasladó al Palacio de Louvre cuando Cristina era una niña de 4 años. El Rey Carlos V de Francia -conocido como El Prudente- había mandado llamar a su padre, un afamado astrólogo, para colaborar con los asuntos de la Corona.
Carlos V de Francia- C.C

De esta manera la infancia de Cristina estuvo rodeada de numerosos privilegios, entre los cuales se encontraba el acceso a la primera Biblioteca Real de Francia, -fundada por Carlos V-; lo cual le abriría las puertas a un nuevo mundo y pensamiento del que únicamente gozaba una minoría muy reducida.

No obstante las costumbres no podían evadirse, y por ello los progenitores de Cristina escogieron a a su futuro marido, Étienne Castel; que trabajaba como secretario y notario del Rey.

Afortunadamente el matrimonio estaba envuelto en pura dicha: gozaban de una economía fluida y el profundo amor que mantenía viva la llama de la pareja; como así lo reflejaría Pisan en sus poemas. Sin embargo, la buena ventura comenzaría a desaparecer el día menos pensado con la muerte del Rey.
La viuda burlada

El Delfín Carlos VI, más conocido como «El Loco» sucedería a su padre en 1380. De esta manera, Francia quedaba a la merced de un niño de 12 años. Tomás Pisan fue relevado de su puesto y privado de su sueldo y privilegios.

Por suerte, Etiénne seguía manteniendo su posición como notario y secretario del Rey. En 1385 Cristina pierde a su padre, y su madre queda a su cargo; y un lustro después perdería a su esposo y único amor a la edad de 25 años.La necesidad había forjado a una mujer valiente, Cristina Pisan, que se convertiría en la primera escritora de la Historia

Ya en la desgracia ajena, comenzaron a aparecer todo tipo de carroñeros administrativos que se aprovecharon injustamente de la vulnerabilidad de de la pobre viuda. Sin dinero y con cuatro bocas que alimentar -sus tres hijos, una sobrina huérfana y su madre- deposita toda su fe y esperanzas en la pluma. Y con el alma hecha en un puño, Pisan comenzó a recopilar todos aquellos poemas, en su día escritos para su difunto esposo, para publicarlos en «Cien baladas».

La necesidad había forjado a una mujer valiente que se convertiría en la primera escritora de la Historia. Sus libros -que estaban encuadernados por los mejores artesanos de París- comenzaron a tener mucho éxito entre la nobleza.

El trabajo de Pisan atravesó las fronteras mientras ella estuvo viva. Esto fue motivado por las relaciones diplomáticas entre Francia e Inglaterra -una breve tregua durante la Guerra de los Cien Años- que mantenía un importante grupo de la nobleza inglesa en la Corte de París; llegando así sus baladas hasta los oídos del Rey Ricardo II, en el país enemigo.

Durante ese tiempo conoció al Conde de Salisbury, un gran admirador de su poesía, que se ofreció para hacerse cargo de la instrucción académica de su hijo mayor Jean Castel. Después de darles su bendición, el caballero y el primogénito de Pisan partieron rumbo a Inglaterra; junto con la pequeña hija de Carlos VI -la princesa Isabel de Valois- como una ofrenda de paz de Francia.
Matrimonio entre Isabel de Valois y Ricardo II - C.C

Cuando Ricardo II enviudó, El Loco aprovechó para proponer a su hija de cuatro años, como consorte de Inglaterra; con el fin de aliviar las tensiones diplomáticas entre ambos países. Sin embargo, las rebeliones que sacudieron el país para 1399 mantuvieron a Cristina Pisan sin noticias de su hijo.

Tras la muerte de Ricardo II -después de haber sido derrocado por Enrique IV-, este nuevo rey pondría toda su atención en la famosa poetisa; y sabiendo que el hijo de ésta se hallaba en Londres con el Conde de Salisbury, decide invitarla a Inglaterra. Sin embargo, Pisan ponía una condición para cumplir con dicha visita: tener a su hijo de vuelta en Francia. Y al final Jean Castel regresó junto a su madre y Cristina nunca acudió a la llamada. Posteriormente, gracias a una buena instrucción y la protección de numerosos nobles, el chico llegaría a ser -al igual que su padre- notario y secretario de Carlos VI.«La querella de las damas»actuó como una denuncia social sobre las innumerables injusticias a las que eran sometidas las mujeres

De esta manera, aquella viuda estaba conquistando en medio de una guerra a franceses e ingleses por igual. Su fama no tenía precedentes y su reputación era incuestionable. Tanto así, que Pisan pudo defenderse y ser respaldada por hombres ilustres, el día que la ofendieron con la imperante teoría misógena de Jean de Meung.

Cristina Pisan enseñando a Jean Castel- C.C

El contratiempo había ocurrido tras la publicación de su primera obra feminista,«La querella de las damas», que actuó como una denuncia social sobre las innumerables injusticias a las que eran sometidas las mujeres.

«Para sorpresa e indignación de muchos, la escritora no se encontraba sola en su defensa de las mujeres: a pesar de la misoginia habitual de la universidad parisina -de la que procedían todos los hombres con lo que la escritora mantenía su debate-, el canciller de la propia institución, Jean Gerson, la apoyó públicamente o, más bien, atacó públicamente al segundo autor de Le Roman de la Rose» explica la periodista Ángeles Caso en su libro «Las olvidadas», (Planeta, 2011)
La intercesión por la paz de Francia

Cuando Carlos VI no entraba en su trance de locura provocando terribles desastres, se limitaba a ser un elemento simbólico; porque quien realmente estaba llevando las riendas del país era su tío, el Duque de Borgoña. Pero como a todos, le llegaría su hora en 1404.

Arrebato de locura del Rey Carlos VI - C.C

Como la incapacidad del rey loco era un asunto de dominio popular, la cuestión sucesoria llevaría a Francia a convertirse en una terrible carnicería. Juan I de Borgoña -conocido como Juan Sin Miedo, e hijo del difunto Duque- ansiaba el poder, y ante la idea de serle arrebatado por su rival Luis de Orleáns, lo asesinó. Acto seguido estallaría una guerra en 1410 entre borgoñeses (seguidores de Juan Sin Miedo) y armagnacs (partidarios de Orleáns).«Dio a luz a diversos tratados en los que una y otra vez insistía en la necesidad de la paz y el buen gobierno»

Dentro del grave conflicto nacional, Cristina -aún simpatizante de las ideas del príncipe asesinado- intercedería por la paz frente a la Reina consorte, Isabel de Baviera-Ingolstad. Sin embargo no sería escuchada; y a pesar de sus numerosos escritos abogando por la reconciliación nacional, la violencia ya se había convertido en un bucle del que no había escapatoria.


Juan I de Borgoña- C.C

«Inició una nueva campaña de inútiles epístolas que dirigió a la reina y a los grandes personajes del reino, solicitando su intervención para calmar los ánimos y restablecer la convivencia y el respeto (...) Dio a luz a diversos tratados en los que una y otra vez insistía en la necesidad de la paz y el buen gobierno», relata Ángeles Caso.

Al margen de la masacre francesa, Pisan publicaría «La Ciudad de las Damas», una obra simbólica a través de la cual recreó un universo digno para el colectivo femenino. Donde manifestó un ignoradísimo papel de mujeres brillantes y valientes.

No obstante, Pisan se sentía cada vez más lejos de aquella sociedad, sumida en la inacabable guerra civil. Y como aquella intercesión por la paz no parecía tocar ningún alma, ingresó en un convento donde se encontraba su hija. Pero de pronto en aquel mundo espiritual un mensaje de esperanza lograría atravesar los muros de aquel claustro en Poissy: la valiente misión de Juana de Arco; a quien le dedicaría un sin fin de versos.

Entradas populares