La economía china mantuvo su tendencia creciente y se expandió en 6,7 por ciento de enero a septiembre pasados, en pleno recrudecimiento de la guerra tarifaria que inició Estados Unidos, informó una fuente oficial.





La economía china mantuvo su tendencia creciente y se expandió en 6,7 por ciento de enero a septiembre pasados, en pleno recrudecimiento de la guerra tarifaria que inició Estados Unidos, informó una fuente oficial.
Según el Buró Nacional de Estadísticas, el Producto Interno Bruto (PIB) llegó a 65,09 billones de yuanes (9,38 billones de dólares) gracias al continuo repunte de sectores como la producción industrial, venta minorista de bienes de consumo y la inversión extranjera directa.
Otro elemento importante fue el comercio exterior con un auge de 9,9 por ciento en las exportaciones e importaciones, equivalente a movimientos por 22,28 billones de yuanes (alrededor de 3,23 billones de dólares).
El Buró especificó que en el tercer trimestre el PIB se expandió en 6,5 por ciento, levemente inferior al crecimiento de los seis meses anteriores, pero similar al objetivo gubernamental del año.
Las autoridades refieren a que la curva de crecimiento económico de China se mantiene estable y en un rango razonable, aunque existen fuertes desafíos externos que impiden un mayor dinamismo.
Estas estadísticas se conocen en la etapa más grave del enfrentamiento comercial de Estados Unidos contra el gigante asiático, que implicó la mutua imposición de varias rondas de aranceles adicionales sobre artículos importados.
El conflicto ya resiente la economía global con una rebaja en el pronóstico de crecimiento. El Fondo Monetario Internacional vislumbra hasta una contracción de 0,8 por ciento del Producto Interno Bruto si persiste el duelo.
Aparte del contraataque, Beijing aplica tácticas para blindarse del impacto negativo de la discordia y proteger el sector empresarial mediante la profundización de su política de reforma y apertura, la salvaguarda del multilateralismo y el libre comercio con Europa, Medio Oriente, Asia, América Latina y África.
El PIB chino terminó el año pasado con una expansión de 6,9 puntos y sobrepasó así estimaciones domésticas e internacionales sobre su aumento.
Instituciones financieras de renombre mundial ya emitieron sus pronósticos para 2018.
El Deutsche Bank de Alemania y el Banco Asiático de Desarrollo elevaron de 6,3 a 6,6 por ciento la previsión de crecimiento del gigante asiático, mientras el Banco Mundial también modificó su proyección y la pasó de 6,2 a 6,3 puntos.

Entradas populares