Científicos del MIT desarrollan una tecnología que almacena el calor y resulta mucho más barato que hacer lo mismo con la electricidad.


Tanques con silicio líquido a altas temperaturas suministrarían energía a ciudades enteras



Massachusetts Institute of Technology / Duncan MacGruer
Síguenos en Facebook

Investigadores de Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han realizado el diseño conceptual de un sistema que podría suministrar energía a una ciudad de unos 100.000 hogares que se abasteciera de energías renovables durante todo el día —no solo durante las horas de sol o cuando haya viento— y permitiría almacenar el excedente y consumirlo a demanda a través de la red eléctrica.

Los científicos de ese centro educativo de Estados Unidos estiman que este avance se podría lograr con la acumulación de calor en grandes tanques repletos de silicio fundido y, después, la conversión de ese metal incandescente en electricidad.

Un sistema de este tipo sería mucho más asequible que emplear baterías de iones de litio —propuestas como un método viable para almacenar energía renovable, aunque caro— y costaría aproximadamente la mitad que las centrales hidroeléctricas de bombeo, la forma más barata de almacenamiento de energía hasta la fecha.

Hacia la 'energía ilimitada': Prueban nuevo dispositivo de control de enfriamiento en fusión nuclear

Este avance parte de un proyecto que emplearía vastos campos con enormes espejos para concentrar la luz del Sol en grandes tanques grandes llenos de sal fundida, que se calentaría a temperaturas que rondarían los 540 ºC y, cuando hiciera falta electricidad, se bombearía a través de un intercambiador que convierte el calor de la sal en vapor, que una turbina transformaría en electricidad.

Se trata de "una tecnología interesante" porque, una vez que se enfoca la luz", almacenar el calor "resulta mucho más barato"que hacer lo mismo con la electricidad, detalla Asegun Henry, profesor asociado del departamento de Ingeniería Mecánica del MIT.

En cualquier caso, el equipo de Henry optó por el silicio —el metal más abundante en la Tierra— porque permite almacenar calor a temperaturas mucho más altas porque soporta más de 2.000 ºC.

El año pasado, esos científicos desarrollaron una bomba que tolera tanto calor y podría bombear la versión líquida de ese material a través de un sistema de almacenamiento renovable. Asimismo, ya han llenado un tanque de grafito en miniatura con silicio líquido para probar su teoría.

Entradas populares