Tiempos de guerra. Luis Tejada Yepes.

Resultado de imagen para La guerra es frío en el alma

La guerra es frío en el alma, noche eterna de invierno permanente, de amaneceres con sombrío sol helado, de vacío y hambre inmensurable. La guerra es herrumbre en las heridas, cubiertas con harapos camuflados, de podredumbre congelada. La guerra es lluvia de metal, de hombres mutilados y rostros ensangrentados, que envejecen repentinamente en un jardín de flores marchitas. La guerra es sangre ennegrecida, nostalgia de la vida que se escapa, de muertos que caminan en la sombra añorando un pasado sin futuro.La guerra es el humo que intoxica, es la hoguera que se apaga ahogada por el viento. La guerra es la tierra enferma que no sana. la guerra es el rencor que espera reiniciar el fuego ya extinguido.

El miedo acosa, la imagen es la del desastre. Horcajadas en el estómago. Nadamos en el agua donde el enemigo acecha, avanzamos con las piernas entumecidas trazando caminos en el barro diluido por la lluvia.

Espejismo inútil sediento de sangre, alimento de metralla, cada bala un cuerpo ennegrecido, cada palabra se pierde en la montaña sin ecos.

Encontrar el futuro en un bosque impenetrable, de ramas secas y sangrantes espinas, rasgando la piel de los hermanos, sueños guerreros de noche interminable, de espectros destrozados, polvo que se esparce en el bochorno del campo de batalla, sin nombres, ni señales, ni existencia cierta.

Las avanzadas se pierden en el lúgubre frente, corazas de invencible metal perforadas, caminamos sobre cadáveres sin hijos ni familia, nadie espera, solo es muerte y nada más, senderos de objetivos truncados y palabras vacías, ¿y los héroes donde están?

Son los muertos, sin lápidas, ni arena, ni inscripción en la memoria, sin la dicha de las flores, ninguna lágrima abonará su tierra. Sus vidas transcurrieron privados del ruido de la gloria, y no portan el renombre, el honor o la vergüenza de morir en cama propia.

Entradas populares