Las 60 naves del proyecto StarLink han podido ser observados a simple vista como un tren de estrellas desde diferentes puntos del planeta

Los satélites de SpaceX provocan la fiebre ovni en todo el mundo
El pasado 23 de mayo, SpaceX, la compañía aerospacial creada por Elon Musk, lanzó al espacio su primera tanda de satélites (en concreto, 60) del proyecto Starlink, que pretende crear una red satelital de internet propia de alta velocidad por todo el mundo. Debido a que de les llevará varios días ingresar a la altura deseada, aún son visibles por el ojo humano o con unos simples prismáticos, por lo que su paso por diferentes lugares ha creado sorpresa y críticas a partes iguales.

Por un lado, los ajenos al lanzamiento han pensado que una invasión alienígena podía estar teniendo lugar en ese momento. Es el caso de Holanda, donde el sitio Ufomeldpunt, dedicado a rastrear ovnis, se llenó de reportes el pasado sábado. «Múltiples puntos de luz que se mueven a una velocidad constante», «extraña fila de luces rápidas y grandes», «una línea de puntos de luz, una especie de tren» o «una larga serie de objetos volando uno tras otro» son algunos de los comentarios que los usuarios dejaron en sus informes.

Sin embargo, poco tiempo después, el astrónomo aficionado Marco Langbroek -de profesión, arqueólogo- desvelaba el misterio: se trataba de los satélites de SpaceX-. De hecho, Langbroek había rastreado su trayectoria y calculado que pasarían sobre el cielo de la ciudad holandesa de Leiden sobre las 11 de la noche del 24 de mayo, por lo que tenía preparada su cámara. Y consiguió inmortalizar el momento.


«Comenzó con dos objetos tenues y parpadeantes que se movían hacia el campo de visión. Luego, unas decenas de segundos más tarde, mi mandíbula cayó cuando el "tren" entró en el campo de visión. No pude evitar gritar "OAAAAAH !!!!" (seguido de unos cuantos improperios ...)», explicaba Langbroek en su blog.

Próximos avistamientos, también desde España

En realidad, Langbroek retrató un momento único: pudo grabar tan nítidamente el momento porque los satélites se encontraban bastante cerca tras haber sido lanzados menos de 24 horas antes. Tal y comoexplican desde Space.com, los satélites no son lo suficientemente brillantes como para ser visibles a simple vista, y una vez que lleguen a su órbita, se oscurecerán. Por ejemplo, el tuitero polaco Marcin Loboz ha retratado el momento, comparándolo con «el trineo de Papá Noel».

Pero aún quedan algunas oportunidades. El sitio CalSky proporciona coordenadas y trayectorias solo con introducir «Starlink» en el lugar indicado para el nombre de los satélites. También se puede rastrear la compañía a través de la web N2YO.com, que ya ha adornado la parte superior de su página con el enlace «¡Mira los satélites de Starlink cruzando tu cielo!», que lleva directamente a la trayectoria.

Según estos cálculos, el tren luminoso pasará por el centro de la península este 31 de marzo entre las 21.30 y las 21.40, aunque es posible que sea necesario utilizar algún tipo de ayuda, como prismáticos o telescopios. «También depende de cómo el ángulo de la luz solar reflejada golpee a los satélites en las horas justo después del atardecer o antes del amanecer», añaden desde Space.com.
¿Pueden chocar los satélites?

Según el recuento de la oficina de Asuntos Espaciales de la ONU, actualmente hay 5.162 objetos en órbita alrededor de la Tierra, de los cuales aproximadamente 2.000 están operativos. Según explica Alan Duffy, astrónomo de la Universidad de Swinburne (Australia), los satélites son un problema para los astrónomos, ya que interfieren con las observaciones. «Los telescopios ópticos como Pan-STARRS enmascaran automáticamente los satélites que pasan a través de las imágenes, mientras que con los radiotelescopios como ASKAP en Australia Occidental escaneamos el cielo en los intervalos de frecuencia entre señales de navegación satelital deslumbrantemente brillantes como el GPS», explica a Sciencealert.

Sin embargo, el plan de Elon Musk de poner en órbita hasta 12.000 satélites en el cielo puede provocar un gran problema. «Una constelación completa de satélites Starlink probablementesignificará el fin de los radiotelescopios en la Tierra capaces de explorar los cielos en busca de objetos de radio débiles», afirma Duffy. «Los enormes beneficios de la cobertura global de internet superarán el coste para los astrónomos, pero la pérdida del cielo de las señales de radio es un alto precio a pagar para la humanidad, ya que perdemos nuestro derecho a recabar señales del Big Bang o el brillo de las estrellas en formación desde la Tierra», critica el astrónomo.

Duffy cree que la flota de Starlink hará que esta interferencia de radiofrecuencia sea «ineludible», por lo que sugiere que deberíamos «construir un radiotelescopio en el otro lado de la Luna», protegido del ruido de la radio aquí en el planeta, un plan que ya ha sido planteado en alguna otra ocasión.

Comentarios

Entradas populares