EL PSR J1906+0746, que se ubica en la constelación Aquila (Águila), con un período de espín de 144 milisegundos y una órbita de cuatro horas, confirma la validez de la teoría general de la relatividad.



Visualización artística de un púlsar.
nasa.gov

La periodicidad de las emisiones del púlsar PSR J1906+0746 puede perfectamente describirse mediante la teoría general de la relatividad, concluyó un equipo internacional de astrónomos tras años de observaciones sobre este inusual objeto espacial, informa un estudio publicado el pasado viernes en la revista Science.

Según la teoría que Albert Einstein publicó en 1916, los objetos curvan el espacio-tiempo de conformidad con su propia masa para crear la fuerza de la gravedad. Dado que los púlsares son estrellas de neutrones —los objetos más densos y masivos directamente observables—, se espera que muestren claramente ese efecto.

En los púlsares binarios, que orbitan alrededor de otro compañero estelar, esto provocaría el fenómeno de precesión de giro relativista: su espín —o momento cinético intrínseco— debe estar desalineado con respecto al vector del momento angular del sistema, alterando así la geometría de visualización.

Uno de estos objetos raros es el PSR J1906+0746, que se ubica en la constelación Aquila (Águila), tiene un período de espín de 144 milisegundos y completa su órbita en cuatro horas.

"Es un laboratorio único, en el que podemos simultáneamente restringir la física de emisión de radio púlsar y probar la teoría general de la relatividad de Einstein", según cita un comunicado del Instituto Max Planck (Alemania) al autor principal del estudio, Gregory Desvignes.

Al estudiar las observaciones telescópicas del PSR J1906+0746, hechas en los años 2005-2009 y 2012-2018, los astrónomos confirmaron que su movimiento se corresponde con un modelo propuesto hace medio siglo en el marco de la relatividad general.

"El experimento nos llevó mucho tiempo. En estos días, lamentablemente, los resultados tienen que ser rápidos y apresurados, mientras que este púlsar nos enseña mucho [con lentitud]. Ser paciente y diligente realmente ha valido la pena", remarcó uno de los integrantes del equipo, Michael Kramer.

Comentarios

Entradas populares