TVE graba sus primeras pruebas en 8K


El ente público comienza a trabajar con una tecnología que se usará en los Juegos Olímpicos de 2020
Las pruebas con la cámara 8K - RTVE

Los Juegos Olímpicos de Tokio, en 2020, se grabarán en una resolución 8K, pese a que la industria televisiva ni siquiera ha conseguido que el 4K (o ultra alta definición) se convierta en la resolución estándar. Parece una nueva versión de la paradoja de Aquiles y la tortuga. Es una carrera que disputan la tecnología y el parque de televisores, un aparato que se renueva en nuestros hogares cada doce años.

La televisión estatal nipona (NHK) tiene previsto retransmitir en 8K la ceremonia de apertura y las competiciones de natación y atletismo, como mínimo, aunque pocos podrán disfrutarla en esa calidad brutal, hiperrealista, sobre todo lejos de aquel país. No todo son ventajas. Aparte de las dificultades técnicas y de posproducción, Carmen Pérez Cernuda, subdirectora de Innovación de RTVE, explica que en gimnasia, por ejemplo, se aprecian perfectamente las heridas y cardenales, mientras que en una ópera se ve demasiado bien el entronque de las pelucas.

Pero el problema, en general, es que la falta de contenidos lastra el desarrollo del parque de televisores, y ese gran porcentaje de aparatos que como mucho solo ofrecen HD (algo ha mejorado con el «black friday») frenan a su vez a productoras y cadenas. Con todo, los avances son imparables, al menos en este terreno, al contrario de lo que ocurre con la televisión en 3D, que parece estancada.

Japón, China y Corea del Sur

En este territorio tecnológico, Japón es uno de los países más avanzados del mundo, junto con China y Corea del Sur, pero España figura en los puestos de vanguardia del viejo continente. De hecho, TVE realizó hace unos días su primera grabación en 8K, lo que supone una resolución 16 veces mayor que el HD convencional. La idea era grabar un concierto en el Palacio Real de Aranjuez, que finalmente no se pudo llevar a cabo porque faltó el permiso definitivo de Patrimonio. Pese a todo, la corporación no desaprovechó la oportunidad de «jugar» con una cámara prestada por Sony, un modelo único en el mundo que cuesta cerca de medio millón de euros y que ha permitido conocer sus posibilidades.

Juan Carlos González, realizador de RTVE y otro de los ingenieros responsables del equipo que impulsa el 8K en España, fue uno de los responsables de la experiencia, un entusiasta de la tecnología que siempre ha querido «reproducir la realidad». Al frente del departamento está Pere Vila, director de Estrategia Tecnológica e Innovación Digital de la cadena pública, quien apunta que «la realidad no existe», sino que es una imagen que tenemos en la cabeza. Por eso puede llegar a ser mejor contemplar la Mona Lisa en un televisor moderno, sin el espectador apretujado y con un cristal blindado entre él y los trazos de Leonardo Da Vinci.

En general, las primeras imágenes grabadas en 8K en todo el mundo son conciertos, visitas a pinacotecas o imágenes de ciudades, pero Juan Carlos González tiene claro que los vídeos en definiciones tan extremas se venderían mucho mejor y despegarían definitivamente si TVE se aliara con la selección española de fútbol o el Real Madrid. De momento, se han tenido que conformar con un corto de unos siete minutos, «conceptual, grabado para aprender», dentro de las instalaciones de Prado del Rey. De momento, las quince o veinte personas que trabajan en desarrollar el 8K en España lo hacen casi en sus ratos libres y gracias a la colaboración de varias empresas: Sony dejó cámara, Samsung el monitor. La empresa española SGO colabora con la posproducción, la Universidad Politécnica, Dolby para el sonido, Cellnex para la emisión…

El futuro será en diferido

RTVE ofrece desde hace tiempo, a través del botón rojo con el que cuentan algunos televisores inteligentes, conciertos y visitas a museos en 4K (o UHD), entre otros programas. Entre sus grabaciones estrella destaca la serie dedicada a las ciudades Patrimonio de la Unesco y la coronación de Felipe VI. Asimismo, la cadena pública emite en ultra alta definición en unas pocas ciudades (Madrid, Barcelona, Sevilla, Málaga, Santiago de Compostela…), pero sus responsables reconocen las dificultades y costes de dichas transmisiones, que de momento llegan a una población limitada. Cuando el parque de televisores lo permita, será mucho más fácil llevar los programas en 4K por medio del streaming o «a la carta». Mientras que podemos disfrutar la visita al Museo del Prado, algunos partidos de fútbol y películas o series (como ya ofrece Netflix), tardaremos en ver un Telediario en 8K.

Comentarios

Entradas populares