Cómo se compara el «socialismo democrático» que propone Bernie Sanders: en EE UU con la izquierda de América Latina

En un país donde el término "socialista" era prácticamente tabú en política, Trump ha buscado sacar rédito del escenario interno demócrata, a menudo tomando como caballo de batalla la crisis de Venezuela

Bernie Sanders,, al frente de la carrera por la candidatura demócrata, propone un "socialismo democrático" para EE.UU. | Reuters

¿Tendrá el Partido Demócrata un candidato socialista para enfrentar a Donald Trump?

Aunque queda mucho camino por recorrer, el Partido Demócrata tiene a Bernie Sanders, que se define como socialista, como uno de los grandes favoritos para ganar la nominación, algo que durante décadas parecía inimaginable en Estados Unidos.

Sanders, un senador izquierdista de 78 años de edad, emergió como favorito para obtener la nominación demócrata tras ganar las primarias partidarias de New Hampshire el martes.

Si bien la carrera para definir quién disputará las elecciones de noviembre contra el presidente Donald Trump aun es incipiente y de resultado incierto, el triunfo de Sanders en New Hampshire y su segundo lugar en el caucus de Iowa la semana pasada muestran el vigor de la izquierda demócrata ante el sector más centrista del partido.

En un país donde el término «socialista» era prácticamente tabú en política, Trump ha buscado sacar rédito del escenario interno demócrata, a menudo tomando como caballo de batalla la crisis de Venezuela.

«El socialismo destruye naciones», dijo Trump en su discurso del Estado de la Unión en el Congreso la semana pasada, tras anunciar la presencia en ese acto del líder opositor venezolano Juan Guaidó, a quien reconoce como presidente legítimo de su país en lugar del mandatario socialista Nicolás Maduro.

Pero ¿cómo se compara el «socialismo democrático» que propone Sanders en EE.UU. con la izquierda venezolana y de América Latina en general?

«Un tirano despiadado»

Tanto Sanders como la senadora Elizabeth Warren, otra figura progresista del partido que aparece relegada en su carrera por la candidatura, han recogido el apoyo de jóvenes estadounidenses que ven el socialismo de forma más positiva que generaciones anteriores.

Pero Sanders —que ya había atraído el voto joven en las internas demócratas de 2016, aunque la nominación fue entonces para la exsecretaria de Estado Hillary Clinton— ha marcado distancia del gobierno de Maduro.Bernie Sanders encuentra mucho apoyo entre los más jóvenes | GETTY IMAGES

«En términos de socialismo democrático, equiparar lo que sucede en Venezuela con lo que yo creo es extremadamente injusto», sostuvo Sanders durante un debate demócrata en septiembre.

«Cualquiera que haga lo que hace Maduro es un tirano despiadado», respondió el senador después de que Jorge Ramos, periodista de la cadena Univision que moderó el debate, le preguntara por qué evitaba calificar a Maduro de «dictador» pese a admitir que en Venezuela no hay elecciones libres.

Sin embargo, a diferencia de otros precandidatos demócratas como Warren, en el pasado Sanders evitó considerar a Guaidó como presidente legítimo de Venezuela y planteó reparos a las sanciones económicas de EE.UU. a ese país.

Sanders también consideró como un «golpe» la caída del presidente boliviano Evo Morales en noviembre, cuando los militares de ese país le recomendaron que renunciara después de que una auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) encontrara irregularidades en las elecciones en las que postuló a un cuarto mandato.

Comentarios

Entradas populares