Una abeja, la más antigua conocida, se conserva en ámbar y tiene rasgos carnívoros

Este hallazgo tiene alrededor de 100 millones de años y puede arrojar luz sobre ciertos linajes de avispas que comenzaron a comer polen.

La abeja 'Discoscapa apicula' en ámbar.https://today.oregonstate.edu/


Un insecto atrapado en un resina de árbol solidificada hace unos 100 millones de años que encontraron en la actual Birmania en 2001 se trata de una abeja que pertenece a una especie antes desconocida, según ha concluido el biólogo George Poinar de la Universidad de Oregón (EE.UU.).
https://today.oregonstate.edu/

Esa hembra de 'Discoscapa apicula' tiene algunos rasgos que aún conservan las abejas actuales —como los cepillos de las patas para enganchar granos del polen— y posee ciertas características de las avispas apoides, los ancestros carnívoros de las abejas.
Pelos en patas de la abeja, que sirven para enganchar los granos del polen.https://today.oregonstate.edu/

Poinar considera que este hallazgo de la abeja más antigua conocida puede arrojar luz a las etapas tempranas de la evolución de esos insectos, ya que casi todo el "vasto" registro sobre su evolución se basa en antepasados de "los últimos 65 millones de años" y "muy parecidos" a los ejemplares modernos.

Por este motivo, fósiles como este aportarían información sobre los cambios que experimentaron ciertos linajes de avispas que comenzaron a comer polen.

Asimismo, esta 'Discoscapa apicula' del Cretáceo tiene adheridas 21 larvas de escarabajos que se asemejan mucho a los organismos que parasitan a las abejas modernas y "es posible" que influyeran para que "volara accidentalmente" hacia el árbol donde quedó adherida, concluye este especialista.
Una larva de parásito encontrada en el ámbar aferrada a la abeja.

Comentarios

Entradas populares