La gigantesca nube de los incendios forestales a gran escala que asolan este verano la Siberia rusa, con temperaturas de hasta 38°, ha cruzado el Mar de Bering y se adentra hacia Estados Unidos y Canadá.


Siberia arde y la nube de humo de sus incendios ya llega hasta Estados Unidos




La imagen infrarroja satelital de la NASA muestra la extensión de la nube de humo de los incendios de Siberia que ya llegó a Alaska.

La gigantesca nube de los incendios forestales a gran escala que asolan este verano la Siberia rusa, con temperaturas de hasta 38°, ha cruzado el Mar de Bering y se adentra hacia Estados Unidos y Canadá.

Un sistema de baja presión arremolinó estos humos en la atmósfera y están entrando a Alaska, donde fueron captados por el instrumento VIIRS (Visible Infrared Imaging Radiometer Suite) a bordo del satélite Suomi-NPP de la NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos.

El VIIRS permite el monitoreo ambiental operacional y el pronóstico numérico del clima, con 22 imágenes y bandas radiométricas que cubren longitudes de onda de 0,41 a 12,5 micras, proporcionando los registros de datos del sensor para más de veinte registros de datos ambientales. Entre estos registros se incluyen nubes, temperatura de la superficie del mar, color del océano, viento polar, fracción de vegetación, aerosol, fuego, nieve y hielo, huracanes, vegetación y otras aplicaciones.



Los incendios están activos desde hace meses, pero se han incrementado en las ultimas semanas. En la imagen, un foco activo en la zona de Krasnoyarsk.

Entre enero y la actualidad, la temperatura en Siberia ha sido cinco grados centígrados superiores a las medias históricas. Y todo se desmadró en junio, cuando se registraron 10 grados más de lo normal en algunas zonas. Este calor prolongado no sólo está produciendo numerosos incendios forestales, sino también un mayor deshielo del Permafrost (la capa de tierra permanentemente congelada), lo que puede provocar daños en las infraestructuras terrestres.

Matt Ritsko, experto de la NOAA en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, destaca que este tipo de imágenes y el conjunto de datos que se consiguen con este programa tienen una significativa importancia global, especialmente para prevenir situaciones de conflicto.

“Los eventos climáticos extremos tienen profundos impactos en todo el planeta” y equipos espaciales como los JPSS y Suomi-NPP ofrecen información de interés para comunidades locales -como el seguimiento de incendios- y para el conjunto de la comunidad científica, como los efectos de estos procesos en el cambio climático, indican los responsables de la NASA.

Buena parte del humo que ha sido observado en los últimos días en Alaska y Canadá procede de “los incendios forestales que se extienden en República de Sakha, también conocida como Yakutia”, según informaciones publicadas por The Siberian Times.

“Algunos de los incendios están en áreas demasiado remotas para llegar, pero muchos están peligrosamente cerca de áreas pobladas como la ciudad ártica de Chersky, una puerta de entrada al Parque Pleistoceno, una base científica experimental que apunta a mostrar cómo se puede frenar la liberación de carbono al restaurar la flora a pastizales como en la era del extinto mamut lanudo”, indica la edición en internet de este diario ruso especializado en información de Siberia.

Comentarios

Entradas populares