Analizan una nueva causa del colapso de antiguos imperios a pesar de tener "buenos gobiernos".

Los autores analizaron el declive de cuatro imperios que tenían distribuciones comparativamente más equitativas de poder y riqueza que muchos otros Estados premodernos.
IMPERIO ROMANO: Historia, Etapas, Características Y mucho más


Un estudio histórico sugiere que la principal causa del colapso de antiguos imperios como el Romano y la dinastía Ming de China fue la corrupción de sus gobiernos, que inicialmente se mostraban "buenos" con la sociedad. Los resultados de la investigación fueron publicados este sábado en la revista 'Frontiers in Political Science'.

Los autores aseguran que si bien las causas del declive fueron variadas, el origen de los problemas apunta a "un liderazgo que inexplicablemente abandonó los principios básicos de la construcción del Estado, que eran fundamentales para estas organizaciones políticas, mientras que también ignoraba sus roles esperados como líderes eficaces y modelos morales".

Los investigadores analizaron una muestra que incluyó 30 Estados premodernos, con énfasis en el Imperio romano, la dinastía Ming en China, el Imperio mogol en la India y el Imperio de la República de Venecia, donde aseguran que sus líderes ofrecían "buenas políticas y prácticas gubernamentales" y eran "muy apreciados" por los ciudadanos.

Estas cuatro sociedades florecieron hace cientos de años y, según los autores, tenían distribuciones comparativamente más equitativas de poder y riqueza que muchos de los otros casos examinados.
Pérdida de confianza

Sin embargo, estas características no fueron suficientes para perdurar en el tiempo y con frecuencia sufrieron graves consecuencias demográficas y económicas. Según los expertos, el riesgo apareció cuando los líderes centrales se corrompieron, alejándose de los principios y prácticas que mantenían las expectativas de la ciudadanía.

Así, los "buenos gobiernos" perdieron la confianza del pueblo, fracturaron la salud fiscal y los servicios gubernamentales, disminuyendo la capacidad de las autoridades centrales para controlar el crimen y la corrupción administrativa. En este contexto, hubo un eventual aumento de movimientos de oposición y polarización política.

"El fracaso moral del liderazgo en este entorno social trae consigo una calamidad, porque la sangre vital del Estado, su base de recursos producida por los ciudadanos, se ve amenazada cuando hay una pérdida de confianza en el Estado, lo que trae como consecuencia división social, luchas, huida y reducción de la motivación para cumplir con las obligaciones fiscales", señala el estudio.

Finalmente, los autores indican que sus hallazgos proporcionan ideas que pueden tener un gran valor en el presente, pues las situaciones pasadas han dejado lecciones que podrían ser útiles en la sociedad actual.

Comentarios

Entradas populares