Si hay un metal que brilla con luz propia en estas semanas de incertidumbre por la pandemia ese es el oro.


El oro hace su agosto en medio de la pandemia
 

El precio del oro no se baja del entorno de los 1.900 dólares desde hace semanas y brilla como valor refugio en medio de la incertidumbre generada por la pandemia y la crisis económica que ya asoma
Este jueves su valor se situaba en los 1.907,82 dólares la onza y lleva todo el mes de septiembre y octubre alrededor de los los 1.900 dólares tras tocar techo el pasado 5 de agosto en los 2.063 dólares la onza. Toda una escalada, ya que el 1 de mayo apenas valía 1.685 dólares. Cómo apunta el profesor del IEB (Instituto de Estudios Bursátieles) Javier Niederleytner «el oro es un bien escaso y, lógicamente, funciona por la oferta y la demanda, precisamente esa escasez hace que suba». A lo que añade un factor esencial: «Estamos viviendo un entorno de incertidumbre bestial y eso hace que la gente busque refugio». Desde establecimientos dedicados a la inversión en oro físico como Degussa reconocen fuertes incremenos de demanda que en marzo - durante el inicio de la primera ola del Covid- se disparó hasta un 200% y que ahora podría situarse entre un 20% y un 30%. También en lo referente a la recompra.

En su opinión, también influye que otras opciones como los bonos o las acciones no estén dando los retornos esperados bien sea por la política de tipos de interés bajos casi cero del BCE o la volatilidad que rodea a los mercados financieros, muy sensibles a la evolución de la pandemia. En esta línea, Niederleytner no descarta que «el oro pueda estar por encima de los 2.000 dólares, aunque todo esta condiconado a si la vacuna se retrasa o salga un par de malas noticias». 

¿Activo «estragégico» y «volátil?

Entonces, ¿es el oro un buen refugio para estos tiempos complejos? El Consejo Mundial del Oro ponía en valor en uno de sus últimos informes el carácter «estratégico» del oro y su capacidad de generar retornos a largo plazo, además de permitir diverificar pérdidas en tiempos como lso actuales. En este sentido, este organismo cree que introducir esta materia prima mejora la «calidad» de las carteras. Sin embargo, Niederleytner ha advertido que «el oro se ha comportado como un activo volátil» y apunta que el día que se demuestre que la vacuna es eficaz y tenga buen aceptación entre la población «el oro se va a llevar un tortazo bueno, no subirá de por vida».

Por su parte, el director de Deguss en España Tomás Epeldegui, ha sostenido que «en ese tipo de escenarios el oro claramente ayuda a mantener poder adquisitivo igual que los bienes raíces, por ejemplo» aunque ha reconocido que es «sensible a las cooyunturas» por lo que como Niederleytner lo ha situado como una inversión a largo plazo . El profesor del IEB ha aconsejado la diversificación de las carteras y apuntado la posibilidad de incorporarlo en un porcentaje de entre el 10% y el 15%. Para Epeldegui hay «asumir las diferentes patas en sus inversiones» y avisa que «invertir no es igual que especular». 

 Carlos Manso Chicote

Comentarios

Entradas populares