Woody Allen: las fotografías eróticas que condenaron al cineasta

  

Mia Farrow y Woody Allen junto a Moses, Dylan, Soon-Yi y Ronan Farrow - Best Images
 

Después de descubrir unas imágenes sexuales del director y Soon-Yi, Mia Farrow llamó a la hermana de Allen y le dijo: «Él me quitó a mi hija; ahora voy a quitarle a la suya». Poco después, acusó al cineasta de abusar sexualmente de su hija, una denuncia que resucitó con el Me Too y ha convertido la vida del cómico, absuelto del delito, en un

No suele hablar de su vida privada y apenas concede entrevistas pero, después de más de cincuenta años de carrera, todo el mundo cree conocer a Woody Allen. Escultor de constantes réplicas de sí mismo, el director ha ido construyendo a lo largo de su carrera un arquetipo de su persona, de lo que fue o de lo que le gustaría haber sido. Personajes neuróticos, con gusto por las mujeres jóvenes y con tendencia a sentarse en el diván de los psiquiatras, caminan por el Manhattan de su filmografía, dificultando la tarea de diferenciar al Allen real, al menos la configuración que el público tiene de él, del ficticio. Y, sin embargo, el personaje que más se parece al director de «Annie Hall» no lleva chaquetas de tweed, gafas o corbatas de rayas…

 

Farrow en «La rosa púrpura del Cairo»

Ninguno de los personajes que ha interpretado el cineasta, ni tampoco los construidos para esa legión de alter egos que encabezan actores como John Cusack («Balas sobre Broadway») o Larry David («Si la cosa funciona»), consiguen representar la esencia de Woody Allen tanto como uno interpretado por Mia Farrow, en uno de los muchos papeles que el director le regaló durante años. «Para saber el personaje de mis películas que más se parece a mí, basta con mirar a Cecilia en “La rosa púrpura del Cairo”», revela en su autobiografía, «A propósito de nada» (Alianza Editorial). Curiosa elección de casting visto con perspectiva.

No resulta difícil reconocer en Woody Allen a alguien maniático, un tipo cínico con más fobias que chistes bajo la americana. Alguien mujeriego pero inofensivo. O al menos así ha sido durante décadas, hasta que la opinión pública se vistió de verdugo se esforzó en condenar a un hombre absuelto por la justicia. Incluso después de que Mia Farrow, tras descubrir la relación del cineasta neoyorkino con Soon-Yi, acusase a su expareja de abusar de su hija adoptiva, Allen seguía siendo considerado como una figura respetable en el mundo del espectáculo, toda vez que los expertos médicos desestimaron las denuncias de la actriz y concluyeron que esta había influido en las declaraciones de su hija.

Pero ni sus chistes ni su obra han conseguido sobrevivir al MeToo, que después de una desgarradora entrevista a Dylan Farrow, ha terminado por convertir al director en un paria en su país. Actores para los que tejió personajes memorables, a los que alabó en posteriores entrevistas, se han desvinculado del cineasta en cuanto la opinión pública estalló contra él.

Esta es la cronología del declive de un director que, a pesar de las comedias con las que obsequió al público, ha visto cómo su vida se convertía en un auténtico drama. 

Woody Allen y Mia Farrow - Judie Burstein

—1979: Se conocen Mia Farrow y Woody Allen.

—1980: Woody Allen y Mia Farrow empiezan una relación. Ella tenía tres hijos biológicos y cuatro adoptados. Ambos se habían casado dos veces, él con Harlene Rosen y Louise Lasser y ella con André Pavin y Frank Sinatra. Al cabo de unas semanas, mientras veían la película «Mi brillante carrera», ella le dijo que quería un hijo suyo. No mucho después, en un restaurante chino, le propuso que se casaran. «Ella se mostró visiblemente enfadada cuando vio que yo estaba escurriendo el bulto. Retiró la oferta con actitud petulante e hizo algún comentario en el sentido de que yo siempre lo arruinaba todo (...) La fugacidad de la propuesta, visto y no visto, así como la irritación con que reaccionó cuando yo no me mostré instantáneamente de acuerdo, deberían haberme puesto en la pista de que estaba enfrentándome a una persona más complicada que la frágil y hermosa supermamá que parecía ser», escribe el cineasta en «A propósito de nada». Años después, tanto Moses como Soon-Yi declararon que Farrow trataba de forma diferente a los hijos biológicos y a los adoptivos, a los que relegaba a tareas domésticas.

—1985: A pesar de su relación, vivían separados. Después de varios intentos por quedarse embarazada, Mia Farrow tiró la toalla y adoptó a Dylan. «Me mantuve indiferente a todo ese asunto puesto que estaba absorto en la realización de mis películas. De todas maneras, pensaba que si eso hacía feliz a Mia, entonces estaba bien. Pero no resultó ser exactamente así. Muy pronto encontré adorable a esa niñita y la tenía en brazos cada vez más, jugaba con ella, hasta que terminé totalmente enamorado de ella, encantado de ser su padre. Después de mimarla uno o dos años, Mia dijo: “Vaya, sí que estabas listo para ser padre” (...) De pronto empecé a hacer cosas como bajarme de un taxi atascado en mitad del tráfico para ir corriendo a casa de Mia y llegar antes de que acostara a Dylan. Cuando Dylan se hizo mayor, yo la llevaba al colegio de preescolar y la recogía a la salida, puesto que la escuela estaba más cerca de mi casa de la de Mia (...) Yo era un padre muy cariñoso, aunque no fuera su padre legal. Pero jamás se me ocurrió que necesitara un certificado. No me daba la impresión de que a Mia le molestara mi entusiasmo. Incluso, cuando finalmente adopté a Dylan, escribió que yo era un padre maravilloso y que Dylan me adoraba». Hasta el momento, Allen solo jugaba con Moses y Soon-Yi no lo soportaba.

 

Dylan, Allen, Moses y Farrow - Gtres

—1987: Nace Ronan Farrow (antes Satchel), supuestamente el único hijo biológico de ambos, a pesar de que la actriz ha declarado que no es de Allen sino de Sinatra. «Yo creo que es mío, aunque jamás lo sabré con certeza. Tal vez todavía se acostaba con Frank, como insinuó, y, por lo que sé, puede haber tenido muchas otras aventuras, ya que vivíamos separados. La noticia del embarazo no me desalentó, puesto que disfrutaba tanto de Dylan que la idea de otro hijo, en realidad, me entusiasmaba. Escribí un guión para Mia en el que había una mujer encinta para que ella pudiera actuar en la película, ya que su embarazo empezaba a notarse. La llamé “La otra mujer”». Años más tarde, cuando se separaron, Allen se percató de que Mia Farrow no había puesto su nombre en el certificado de nacimiento del niño.

—1990: Woody Allen invita a Soon-Yi a un partido de baloncesto. Hasta entonces, ni siquiera se habían molestado en conocerse mutuamente. «A mí me parecía una chica callada y aburrida y ella pensaba que yo era un pelele dominado por su madre». Ese día, en el Madison Square Garden, se rompió el hielo entre ambos y Allen se entera de que Soon-Yi no se llevaba bien con Mia Farrow y de cómo era la situación real que los niños vivían en casa de la actriz. «Empecé a ver que no era la joven estúpida que Mia había pintado, sino una mujer sumamente inteligente, sensible y perspicaz. Así se inició una relación que iría creciendo con el tiempo y que llegaría a su clímax con la increíble comprensión de que nos queríamos mucho. Hizo falta mucho pero que mucho tiempo para pasar del casillero inicial a ese cariño mutuo, pero finalmente sucedió y los dos nos quedamos sorprendidos», relata el cineasta en «A propósito de nada».«El día que Mia descubrió la aventura, reunió a sus hijos y no les ahorró nada. Encerró a Soon-Yi en su dormitorio, le propinó golpes y patadas y ella y André dejaron de pagarle los estudios»

El director justifica su relación en que nunca ejerció de padre de la coreana, y mucho menos se aprovechó de ella, ya que, como explica en sus memorias, su actual esposa no era «una huérfana ingrata que estuviera traicionando a una benefactora amable y cariñosa que la había convertido de mendiga en millonaria».

 

Allen y Dylan - Ron Gallela

—1991: Woody Allen asume la paternidad legal de Dylan y Moses. «Lo interesante es que, tratándose de alguien que siempre había querido que yo fuera padre de un hijo suyo, Mia se mostró muy fría cuando manifesté mi deseo de adoptar a Dylan y Moses. Pero Dylan y Moses me adoraban. Por lo general, yo me presentaba en el apartamento de Mia a primera hora de la mañana y recogía a Dylan y Moses mientras ella se quedaba siempre a solas en el dormitorio con Satchel (Ronan), con las puertas cerradas y los otros chavales abandonados a su suerte».

—1992: Mia Farrow descubre las fotos de Soon-Yi desnuda. Después de una visita a la ciudad de Soon-Yi, Allen organiza un pase de «El séptimo sello» con la coreana en su sala privada. Se besan por primera vez. Mientras el director rueda «Maridos y mujeres», comienzan una aventura. «Una tarde de fin de semana estábamos en mi apartamento y yo tenía una cámara Polaroid que me había regalado alguien que no sabía que las cámaras no me interesaban lo más mínimo (...) Durante aquellos primeros momentos de nuestra flamante relación, en la que imperaba la lujuria y no podíamos dejar de manosearnos, surgió la idea de que podríamos hacer algunas fotografías eróticas si yo me las arreglaba para hacer funcionar la condenada cámara. Resultó que ella sí podía y salieron unas fotos que sí eran eróticas, calculadas para subir la temperatura de la sangre a cien grados». Allen guarda casi todas las fotografías en un cajón, pero el resto las deja sobre la repisa de la chimenea. «Dicen que si Napoleón hubiese sido unos centímetros más alto la historia de Europa hubiera sido dramáticamente diferente. Si yo hubiera sido unos centímetros más alto, justo lo suficiente para poder ver por encima de la repisa de la chimenea, tal vez la carnicería que tuvo lugar en Manhattan y que es comparable a las guerras napoleónicas no se habría producido». Al día siguiente, llevaron a Ronan a su apartamento porque todas las semanas tenía una sesión privada con un psiquiatra. Mientras, Mia solía quedarse allí a leer, pero ese día, como la terapia terminó más tarde, la actriz se paseó por el ático del director y vio las fotografías.

«El día que Mia descubrió la aventura, reunió a sus hijos y no les ahorró nada. Después de explicarles que yo había violado a Soon-Yi -lo que llevó a Satchel, a los cuatro años, a decirle a la gente “ mi padre se folla a mi hermana”-, se puso a llamar a otras personas para contarle que yo había violado a su hija menor de edad (Soon-Yi tenía 22 años) y retrasada. A continuación encerró a Soon-Yi en su dormitorio, le propinó golpes y patadas y ella y André dejaron de pagarle los estudios. Después me llamó en plena noche para decirme que Soon-Yi estaba consumida por la culpa y que pensaba suicidarse. Soon-Yi, cuando consiguió librarse del encierro, le dijo que no pensaba quitarse la vida. Mia Farrow llama a la hermana de Allen y le dijo: «Él me quitó a mi hija; ahora voy a quitarle a la suya».

 

Ronan, Dylan, Soon-Yi, Farrow y Allen - Zumapress«Según nuestro dictamen, Dylan no fue sexualmente abusada por el señor Allen. Más aún, creemos que las declaraciones videograbadas de Dylan y las que efectuó ante nosotros durante nuestra evaluación no hacen referencia a sucesos reales»

—Verano 1992: El 4 de agosto, Woody Allen vuela a Connecticut para ver a sus hijos, tal y como acordaron sus abogados. Mia Farrow no estaba presente (se había ido de compras). Según la versión del director, vio la televisión en una sala llena de gente, caminó solo hacia la piscina e hizo un par de llamadas. Volvió la actriz y decidieron que Allen se quedara a dormir en la habitación de invitados y luego cenaran juntos para discutir detalles sobre el régimen de visitas y custodia. A la mañana siguiente, el cineasta pasó una hora con Dylan y Ronan mientras ellos señalan en un catálogo los juguetes que les gustaría que les regalase en la próxima visita. Fue el último día que Woody Allen pasó con ellos.

La niña contó después que el director la subió al ático y le hizo tocamientos. La actriz grabó a su hija de siete años (desnuda) en un vídeo casero en el que esta cuenta lo que supuestamente pasó. El vídeo se emitió en Fox News.

—1993: Médicos del hospital Yale-New Haven y del Centro de Bienestar Infantil de Nueva York investigaron el caso y determinaron que Dylan Farrow no había sufrido ningún tipo de abuso por parte del cineasta. «Según nuestro dictamen, Dylan no fue sexualmente abusada por el señor Allen. Más aún, creemos que las declaraciones videograbadas de Dylan y las que efectuó ante nosotros durante nuestra evaluación no hacen referencia a sucesos reales que le hayan ocurrido el 4 de agosto de 1992», informaron los expertos, que aseguraron no poder determinar si esa fantasía era fruto de la invención de «una niña emocionalmente vulnerable atrapada en una familia perturbada», que Dylan «fue aleccionada o influida por su madre» o una mezcla de ambos supuestos.

El juez de la audiencia de custodia, Elliot Wilk, declaró a Woody Allen inocente pero rechazó culpar a Farrow de aleccionar a Dylan. Además, el juez le permitió al director visitas supervisadas a Ronan pero no a Dylan, con la que no ha vuelto a estar desde entonces.

—1997: Woody Allen se casa con Soon-Yi en Venecia. 

Allen, Soon-Yi y la hija de ambos - EPA

—2013: Mia Farrow declara que Ronan no es hijo de Woody Allen sino de Frank Sinatra.

—2014: Dylan Farrow resucita las viejas acusaciones contra su padre y denuncia en el blog del New York Times que el director abusó de ella cuando era una niña. Allen vuelve a culpar a Farrow de manipular a su hija, a la que no ha vuelto a ver desde el juicio. Moses, sin embargo, declara que todo es mentira, que había más gente presente en la casa y que fue la actriz quien le metió esa historia en la cabeza a su hermana.

—2017: Ronan Farrow escribe un artículo en The New Yorker, por el que gana el Pulitzer, que destapa el escándalo sexual de Harvey Weinstein. 

Dylan Farrow habla en televisión - CBS

—2018: Dylan concede una entrevista a la CBS donde vuelve a relatar cómo Woody Allen abusó de ella: «¿Por qué no querría hacerle caer? ¿Por qué no debería estar enfadada? ¿Por qué no debería sentirme herida? ¿Por qué no debería sentirme de alguna forma ultrajada por haber sido ignorada, apartada y porque no me hayan creído durante todos estos años? (...) Supongo que [que me crean] depende de la gente, pero todo lo que puedo hacer es contar mi verdad y esperar que alguien lo haga (...) He aportado pruebas, soy creíble y estoy diciendo la verdad. Y creo que es importante que la gente se dé cuenta de que una víctima, una persona que acusa, importa, y es suficiente para cambiar las cosas».

—2019: Amazon decide archivar «Día de lluvia en Nueva York» y el director les denuncia, obteniendo al final una indemnización.

—2020: Woody Allen publica sus memorias, «A propósito de nada», en Arcade Publishing, después de que la editorial Hachette, presionada por Ronan Farrow, decidiese desvincularse del libro autobiográfico. En España, Alianza Editorial publica el libro. El director estrena «Rifkin’s Festival».

Comentarios

Entradas populares