Digisexual, una nueva manera de sostener relaciones


El término aparece cada vez con más frecuencia en los medios, pero también en el interés de los científicos sociales y la ética. ¿A qué se refiere?



Pixabay


Digisexual. Quizá para usted el término sea nuevo, como también lo son el poliamor y la pansexualidad . Sin embargo, no es una palabra naciente, pues ya hay varios académicos dedicados a investigar al respecto, dar charlas sobre ellos y hasta personas que lo practican.

¿Qué es?

Ser digisexual es una tendencia sexual que toma cada vez más fuerza, particularmente en países como Japón, donde ya hay quienes sostienen relaciones de pareja con hologramas, robots y hasta personajes creados a través de la inteligencia artificial. Incluso, algunos pagan para que esto suceda.

Uno de los casos de más relevancia es el de Akihiko Kondo, un japonés de 38 años que en 2018 se casó con un holograma creado a través de inteligencia artificial por el que había pagado hasta 2.700 dólares. .
Su pareja, el holograma conocido como Hatsune Miku, es una cibercelebridad en Japón; su voz se activa desde un dispositivo.

“Es muy difícil en nuestra sociedad decir que amamos a un personaje virtual”, le dijo Kondo en su momento a AFP.

“Por ahora no podemos tocar o mantener una conversación con un personaje virtual, pero creo que es solo cuestión de tiempo antes de que la tecnología nos lo permita; lo bueno de ellos es que ni mueren ni envejecen”, agregó.

Hechos como estos han sido abordados por científicos sociales como Neil McArthur, director del centro de Ética Profesional Aplicada de la Universidad de Manitoba, en Canadá.

“Mi docencia e investigación actual se centra en la filosofía y la sexualidad, en particular en la ética sexual”, dice su presentación en la página web de ese centro de estudios.


"Lo que distingue a los 'digisexuales' como identidad sexual es que encuentran que su conexión con su tecnología está muy cerca de ese tipo de conexiones que haríamos con parejas humanas", dijo al medio CBC el profesor McArthur.

Sobre la posibilidad de que las personas que se acercan a este tipo de relaciones sean estigmatizadas o víctimas de matoneo o discriminación, McArthur dijo: “No deberíamos crear un nuevo armario para digisexuales. Si hemos aprendido algo de nuestra historia de estigmatizar a las personas con identidades sexuales marginadas es que siempre nos damos cuenta más tarde de que no deberíamos haber hecho eso. Así que tal vez deberíamos omitir eso ahora mismo y aceptar esto como algo que puede ser normal y saludable”.

Comentarios

Entradas populares