Hay una bomba de tiempo geológica escondida bajo Alaska – y podría ser catastrófica


En los remotos confines de Alaska, los científicos han perforado un túnel en las profundidades de la tundra, y han revelado algo espantoso. Sin embargo, en este preciso momento, el increíble peligro que les rodea está sellado por el permafrost.



Sin embargo, eso no ofrece mucho consuelo a los científicos. ¿Por qué? Porque saben que el suelo congelado está empezando a derretirse. Y cuando el permafrost se derrita desencadenará una bomba de relojería que podría tener consecuencias aterradoras para la humanidad…

Ya lo sabían

Los expertos conocían el peligro, por supuesto. Alaska siempre ha sido un lugar salvaje y hermoso, pero un preocupante secreto ha permanecido enterrado durante miles de años en este impresionante paisaje de hielo y nieve. Y aunque la vida ha cambiado poco a lo largo de los siglos aquí, este secreto tiene el potencial de causar estragos en la Tierra tal y como la conocemos hoy.



Pero, ¿qué podría ser esta bomba de relojería bajo la naturaleza de Alaska? Pues bien, en las afueras de Fairbanks -la segunda ciudad más grande del estado- los científicos han hecho algunas revelaciones inquietantes. En la década de 1960, investigadores del ejército estadounidense decidieron excavar un túnel cerca de Fairbanks. Y allí descubrieron mucho más de lo que esperaban.

El objetivo

Al parecer, el objetivo de los militares era estudiar el fenómeno natural conocido como permafrost. ¿Qué es el permafrost? Se trata de un término que engloba el tipo de suelo congelado que cubre alrededor del 85% de todo el estado. Básicamente, es un suelo que se ha congelado. ¿Y por qué es importante? Según los científicos, el permafrost afecta a alrededor del 25 por ciento del hemisferio norte.



Formado por sustancias como la grava, la arena y la tierra, el permafrost se produce normalmente cuando el suelo permanece a temperaturas de congelación durante más de un par de años. Y el permafrost no sólo aparece en la tierra, sino que también puede encontrarse bajo las profundidades de los océanos de nuestro planeta. Y es ahí donde puede causar más daños.

Permafrost

Como es de esperar, este fenómeno es más común en regiones donde las temperaturas rara vez superan los 32° F. Eso significa que a menudo hay permafrost en Europa del Este, Rusia, China, Groenlandia y Alaska. Aunque estas secciones congeladas pueden ser relativamente poco profundas en algunas zonas, también pueden extenderse por más de 3.000 pies.



Y cuanto más grande es el permafrost, mayor es la bomba de relojería que hay debajo. Pero hay que tener en cuenta dos tipos de permafrost. El primero se llama permafrost continuo, porque es una única lámina de suelo congelado. Y el permafrost discontinuo está dividido en varios trozos diferentes. Bastante sencillo, ¿verdad? Pero los problemas vienen cuando empiezan a derretirse - y esto está ocurriendo con más frecuencia.

El calentamiento

Por eso los expertos creen que los permafrost están disminuyendo. No ayuda, por supuesto, que el planeta se esté calentando. Por ejemplo, National Geographic ha afirmado que en el transcurso del siglo XX, las capas heladas del planeta aumentaron su temperatura en más de 40° F. Y a medida que pase el tiempo, esta situación podría empeorar. Para quienes viven en el Ártico, el permafrost plantea algunos retos difíciles.



Construir estructuras en la tundra puede ser difícil, por ejemplo, y el calor de la construcción a veces provoca el deshielo del suelo. Pero el ser humano se ha adaptado a estas condiciones a lo largo del tiempo, y ahora existen ciudades enteras en algunos de los rincones más helados de la Tierra. Sin embargo, todo esto podría cambiar pronto.

No cambió mucho

Cuando el túnel de Fairbanks fue excavado por primera vez, el permafrost de la región había cambiado poco en cientos de años. Ahora, a medida que aumentan las temperaturas en todo el mundo, el suelo congelado bajo el Ártico se está calentando. Y a medida que estas zonas comienzan a descongelarse, podrían desencadenar una cadena de acontecimientos catastróficos.



El túnel forma parte actualmente del Laboratorio de Investigación e Ingeniería de las Regiones Frías (CRREL), donde los científicos estudian el comportamiento único del permafrost. Y eso incluye cómo puede reaccionar al cambio climático. Para expertos como el Dr. Thomas Douglas, geoquímico del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, este trabajo les da la oportunidad de echar un vistazo fascinante al pasado.

Viaje en el tiempo

Verás, mientras que algunos perciben la tundra como un terreno baldío, el permafrost está en realidad lleno de restos prehistóricos que se han conservado en el suelo congelado durante miles de años. Y las pruebas de ello son claras en el túnel de Fairbanks. Algunos visitantes han informado de que han visto huesos y colmillos de mamuts que sobresalen de las paredes y el suelo.



El permafrost es como todo un ecosistema congelado en el tiempo, repleto de restos de vida muerta hace mucho tiempo. Desde rinocerontes lanudos extintos hasta plantas antiguas, prácticamente todo lo que alguna vez caminó o creció en este suelo se ha conservado en las extensiones congeladas bajo su superficie.

El problema

Pero a pesar del fascinante atractivo de estos restos, también presentan un verdadero problema. Como todas las demás formas de vida, vivas o muertas, están hechas de carbono, y mucho. En 2018 Douglas dijo a NPR: "El permafrost contiene el doble de carbono que el que hay actualmente en la atmósfera de la Tierra. Eso es 1,600 mil millones de toneladas métricas".



Y aunque este carbono está actualmente atrapado en el permafrost, Douglas y sus colegas han empezado a preguntarse qué ocurrirá cuando el suelo helado del Ártico empiece a derretirse. Así que el equipo puso en marcha un experimento para averiguarlo, y los resultados han dejado entrever una tendencia alarmante.

La extracción

Durante la investigación, los científicos del CRREL perforaron el permafrost y extrajeron secciones de hielo, cada una de ellas de unos 5 centímetros de largo y 2,5 de ancho. A continuación, los expertos llevaron las muestras a un laboratorio, donde las dejaron calentar lentamente. Y al poco tiempo, el equipo empezó a notar que algo extraño estaba sucediendo.



"Se trata de un material que ha permanecido congelado durante 25.000 años", se entusiasma Douglas. "Y dadas las condiciones ambientales adecuadas, volvió [a la vida] con vigor". Sorprendentemente, las antiguas bacterias habían quedado suspendidas dentro del permafrost; sin embargo, al subir las temperaturas, se despertaron y se pusieron a trabajar.

No era la primera vez

Sin embargo, no es la primera vez que las antiguas bacterias se reaniman tras un largo periodo en el hielo. El fenómeno también se ha observado en Rusia, donde, según The Daily Telegraph, alrededor del 66% del terreno es permafrost.



Y, por desgracia, el país también está experimentando uno de los peores calentamientos globales. En 2015 se informó de que las temperaturas en Rusia están aumentando a un ritmo de más del doble que en cualquier otro lugar del planeta.

Se adaptaron

Aun así, con tanto permafrost, es comprensible que los habitantes se hayan adaptado durante mucho tiempo a las condiciones de hielo. En la ciudad de Yakutsk, por ejemplo, los edificios se construyen tradicionalmente sobre pilotes que evitan la zona activa que se derrite y se vuelve a congelar constantemente.



Pero, por desgracia, el calentamiento de las temperaturas ha hecho que incluso estas viviendas se vuelvan inestables. Y en este entorno caótico, la bacteria Bacillus anthracis puede estar empezando a levantar la cabeza una vez más. Esta sustancia, típicamente asociada a la guerra biológica, da lugar al ántrax, una infección potencialmente letal que en su día aterrorizó el paisaje helado de Siberia.

La opinión de los expertos

Según los expertos, las esporas del Bacillus anthracis se forman como parte de una reacción natural dentro del suelo. Luego, cuando los humanos entran en contacto con esta bacteria, pueden desarrollar desagradables ampollas que pueden dar lugar a complicaciones posteriores. Y aunque algunas comunidades han pasado décadas sin un brote de ántrax, el deshielo del permafrost está volviendo a liberar la infección en el mundo.



"Las esporas de ántrax pueden permanecer vivas en el permafrost hasta 2.500 años", dijo el biólogo Boris Kershengolts, con sede en Yakutsk, a The Daily Telegraph en 2019. "Eso da miedo, teniendo en cuenta el descongelamiento de los cementerios de animales del siglo XIX. Cuando se sacan del permafrost y se ponen a nuestras temperaturas, reviven".

Calentamiento extremo

Según el periódico británico, un estudio de 2011 ha identificado las partes de la región de Yakutia, en Siberia, donde se han producido brotes de ántrax. Y, alarmantemente, también se descubrió que estas zonas eran donde el calentamiento era más extremo. En el Ártico, se cree que el aumento de las temperaturas también está detrás de las primeras muertes por ántrax en siete décadas.



En Alaska, sin embargo, los investigadores observaron que las bacterias resucitadas comenzaron a reaccionar con la materia animal y vegetal muerta almacenada en el permafrost, transformando el carbono en metano y dióxido de carbono en el proceso. Y como los científicos saben muy bien, estos son los gases responsables del cambio climático.

Los procesos se invierten

Hasta ahora, Alaska era conocida por absorber más dióxido de carbono de la atmósfera del que emite. Pero a medida que el permafrost se descongela, este proceso podría invertirse. De hecho, en 2017 los científicos del norte de la región observaron los primeros indicios de esta preocupante tendencia. Y si estas reservas de carbono adicionales se liberan, podría suponer un desastre para el planeta.



Por el momento, se cree que aproximadamente 1.400 gigatoneladas del elemento se encuentran en el permafrost de todo el mundo. Al parecer, este total representa unas cuatro veces el nivel de carbono que los seres humanos han vertido al aire en los últimos 260 años. Incluso la atmósfera de nuestro planeta contiene actualmente sólo la mitad de esa cantidad.

No son las únicas

Pero las antiguas bacterias no han sido las únicas que han contribuido a la liberación de gases de efecto invernadero en las regiones heladas de la Tierra. El deshielo del permafrost también puede exponer los depósitos subterráneos al aire libre, y el metano puede ser expulsado a la atmósfera a través de estas nuevas vías.



Y aunque los expertos siguen admitiendo que la actividad humana es la mayor productora de gases de efecto invernadero, el deshielo del permafrost se está convirtiendo rápidamente en un rival. De hecho, se cree que el fenómeno ha provocado la liberación anual de entre 1,2 y 2,2 millones de toneladas de emisiones en los últimos años.

El contexto

Para contextualizar, el deshielo del permafrost produce tantos gases de efecto invernadero como toda la nación de Japón, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica. Y a medida que avanza el siglo XXI, los expertos creen que el volumen de carbono liberado de esta manera seguirá creciendo. Increíblemente, se espera que estas cifras superen incluso a las de Estados Unidos, actualmente el segundo mayor productor de dióxido de carbono del mundo.



Entonces, ¿qué ocurre exactamente cuando grandes cantidades de estos gases llegan a la atmósfera? Pues bien, el panorama parece sombrío desde el punto de vista del cambio climático. Esencialmente, sustancias como el dióxido de carbono irradian energía hacia abajo, calentando así el planeta. Y aunque este proceso es necesario, sus efectos se han acelerado en los últimos años.

Podría ser peor

Si se libera más carbono por el deshielo del permafrost, se agravará una situación que ya está fuera de control. De hecho, los expertos creen que nuestro planeta podría calentarse hasta 10° F en los próximos 100 años. Y si este escenario se cumple, la Tierra tendrá un aspecto muy diferente del planeta que conocemos hoy. ¿Cómo de preocupados tenemos que estar?



Pues, según algunos científicos, la situación es precaria. En 2018, el químico de la NASA Charles Miller dijo a NPR: "Tenemos pruebas de que Alaska ha pasado de ser un absorbente neto de dióxido de carbono fuera de la atmósfera a un exportador neto del gas de vuelta a la atmósfera", Y con las antiguas bacterias a punto de volver a la vida en todo el hemisferio norte, las cosas podrían empeorar aún más.

Es peor de lo que imaginamos

"La analogía es que se trata de un gran tren a punto de descarrilar", dijo el ecologista Dr. Merritt Turetsky, de la Universidad de Guelph en Ontario, al Toronto Star en 2011. "Una vez que comienza, el deshielo del permafrost se produce lentamente, pero no se puede detener. Y esa falta de control pone nervioso a cualquiera".



Sin embargo, los científicos no están seguros de la magnitud del impacto que podría tener esta bomba de relojería geológica. Por ejemplo, si se produce un deshielo, la erosión podría hacer que gran parte del carbono resultante fuera arrastrado por los océanos del Ártico. Un entorno más cálido también puede ayudar a que surja nueva vegetación en la tundra, y es probable que esta flora, a su vez, reabsorba parte de los gases nocivos.

Todo cambiará

A largo plazo, sin embargo, no cabe duda de que el cambio climático alterará drásticamente el mundo que habitamos. Y aunque todavía no hemos visto el impacto que tendrá el derretimiento del permafrost en el mundo en su conjunto, el fenómeno ya ha tenido un efecto muy notable en los paisajes helados de la Tierra.



Básicamente, el permafrost actúa como un adhesivo al pegar las capas de rocas y minerales que componen la superficie de nuestro planeta. Cuando se derrite, el paisaje puede cambiar drásticamente. Casi de la noche a la mañana, los lagos pueden vaciarse, los ríos pueden cambiar de dirección y las costas pueden desintegrarse. Y en lugares donde el agua congelada constituye más de tres cuartas partes del suelo, las consecuencias han sido extremas.

Alaska

En Alaska, por ejemplo, el deshielo del permafrost ha provocado un cambio drástico en el terreno local. Las zonas que antes estaban cubiertas de vegetación se han inundado con agua de deshielo, lo que ha provocado la formación de nuevos lagos. En otros lugares, por el contrario, las plantas que antes estaban atrofiadas ahora prosperan en el suelo descongelado.



En los Territorios del Noroeste de Canadá, mientras tanto, los investigadores observaron un acantilado que se derrumbó como resultado del derretimiento del permafrost. Y cuando las rocas se desmoronaron, los especialistas observaron que una cascada resultante drenó un lago cercano, vaciando unos 800.000 galones de agua en dos horas. Sí, estas dramáticas fluctuaciones pueden ocurrir en un tiempo sorprendentemente corto.

Deberíamos estar atentos

Y según Turetsky, deberíamos tomar tales acontecimientos como una advertencia. En 2019 declaró al Anchorage Daily News: "Puede ocurrir súper rápido, incluso en cuestión de meses. Esto ha sido una llamada de atención para la comunidad científica del clima. Lo que ha estado sucediendo en algunos de nuestros sitios de campo es un juego de pelota completamente diferente."



En última instancia, nadie puede estar seguro de cuáles podrían ser los efectos totales del deshielo del permafrost. Pero es esta incertidumbre la que preocupa a expertos como Turetsky. Y aunque cree que hay que tomar medidas para frenar las emisiones creadas por el ser humano -y así esperar que se evite el desastre medioambiental-, sigue preocupando que todo sea demasiado poco y demasiado tarde.

Comentarios

Entradas populares